Cuidado! Comida barata

Cuidado! Comida barata

- in Noticias
2068
0
La comida barata esconde peligros para la salud

Cuando el mundo está sumido en una crisis múltiple aparecen signos de negligencia en muchos sectores, incluido el sector alimentario. No es que quienes deben hacer su trabajo lo hagan mal, si no que debido a los recortes de personal y la falta de medios para lograr un necesario control, se  producen gran cantidad de errores que ponen en peligro la salud y el bienestar ciudadano.

La seguridad alimentaria debe vigilar que cualquier alimento que se comercialice cumpla con unos mínimos requisitos de calidad y que no ponga en peligro la salud de los consumidores.

El afán por lograr beneficios económicos por parte de empresas y operadores del sector alimentario, juega en contra de la salud ciudadana. Mucha comida llega al mercado sin haber pasado los controles de rigor. Los casos de fraude en la elaboración de ciertos productos se unen a una enorme cantidad de alimentos que, fabricados en la otra parte del mundo, no reúnen las garantías sanitarias adecuadas. De esta forma, estos productos, debido a la falta de rigor en los controles, acaban en las baldas de los supermercados. El consumidor debe estar cada vez más atento y verificar la procedencia y las garantías sanitarias de aquellos productos cuyo precio les otorga un atractivo que puede resultar altamente traicionero.

Los supermercados de “bajo coste” aparecen como hongos en el campo. El tirón de las gangas es demasiado seductor en tiempos de incertidumbre económica y miedo. Hoy en día los distribuidores llevan a cabo una guerra de precios sin precedentes mientras las autoridades en materia de seguridad alimentaria siguen recortando medios y personal. La falta de rigor en los controles da vía libre al comercio a muchos productos de dudosa calidad.

Recientemente, la Cour des Comptes francesa, un organismo estatal de control del gasto y de las empresas públicas, lanzó un mensaje de alerta a través del apartado sobre seguridad alimentaria en su informe mensual. Según dicho informe, “la oferta de productos básicos a bajo precio parece a primera vista muy atractiva, sin embargo el consumo sistemático de estos alimentos por una población creciente, puede tener repercusiones sobre la salud pública a medio plazo.

En Francia, los investigadores de servicios veterinarios descubrieron carne para el comercio cuyo estado ofrecía ninguna garantía en charcuterías, productos dispuestos para venderse con signos de enmohecimiento y restos de excrementos de roedores en embutidos.

Las autoridades competentes achacan estas irregularidades a la falta de control y la falta de personal para asegurar la garantía sanitaria de muchos productos comercializados, especialmente los derivados de la carne. El informe señala de forma insistente a las grandes superficies comerciales, pero también los comedores escolares y hospitales. “em>La ausencia significativa de controles y la ausencia de suficientes sanciones, han revelado graves anomalías.”

El informe pone en duda la conveniencia de que la DGAL (Delegación General de la Alimentación), departamento perteneciente al Ministerio de Agricultura, lleve a cabo dos tareas principales: seguridad alimentaria y desarrollo económico.

Para la DGAL es tan importante o más el desarrollo económico como la seguridad alimentaria. Por ello, ante supuestas irregularidades y los inconvenientes económicos con los que se encuentran las empresas al tratar de resolverlos, son tratados con demasiada lasitud por parte de un organismo cegado por su enfoque económico. Por ello, el informe de la Cour desComptes hace hincapié en la necesidad de cambiar la forma de actuar de las autoridades y pasar de una pedagogía que no da resultados a la aplicación de unas leyes de cumplimiento obligatorio.

Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.