Cosméticos: mejor leer la composición

Cosméticos: mejor leer la composición

- in Permacultura
2570
3

La fundación canadiense David Suzuki acaba de publicar los resultados de una investigación sobre la presencia de sustancias nocivas en los productos cosméticos. Para llevar a cabo dicho estudio se investigaron y detectaron 12 ingredientes utilizados para la fabricación de este tipo de productos, sustancias que la organización aconseja evitar. Los resultados son inquietantes y muestran la importancia de leer la etiqueta de muchos productos antes de comprarlos y de exigir una reglamentación transparente y de fácil acceso al consumidor.

Cuando nos referimos a la contaminación, lo habitual es hablar de automóviles, aire, agua o la industria. Sin embargo, apenas se tiene en cuenta la contaminación directa provocada por jabones, champús o cremas para las manos y cuerpo. La gran mayoría de estos productos contienen unas sustancias que, al penetrar en el organismo directamente a través de la piel, son causantes de múltiples y variados problemas de salud, además de contaminar los ecosistemas acuíferos.

Durante la pasada primavera, la Fundación David Suzuki invitó a los ciudadanos canadienses a participar en una encuesta online sobre los ingredientes que contienen sus cosméticos. Los participantes debían verificar si sus productos contenían alguna de las doce sustancias detectadas cuya peligrosidad para la salud (cáncer, asma, enfermedades del sistema reproductor y alergias graves) ha sido demostrada en múltiples estudios. Los resultados de la encuesta resaltan las lagunas del marco legislativo en Canadá (en este particular idéntico al europeo) en materia de sustancias químicas tóxicas en los cosméticos, y proponen recomendaciones para reforzar las leyes y normativas con el fin de asegurar la protección de la salud humana y medioambiental. Con una participación de más de 6.200 personas, la encuesta sirvió para recabar información sobre más de 12.500 productos de cuidado personal. Los resultados son, cuanto menos, inquietantes: – Prácticamente el 80% de los productos contenía al menos uno de los 12 ingredientes que se aconseja evitar. – Más de la mitad de los productos contenían varios ingredientes de los 12 señalados. – En más de 1.000 productos, la lista de ingredientes no estaba indicada de forma clara. Por otra parte, se constataron lagunas reglamentarias en materia de etiquetado de los ingredientes, ya que en muchos de los productos analizados la información suministrada era incompleta.

Los fabricantes no están obligados a divulgar los ingredientes de los perfumes en la etiqueta del producto. Del mismo modo, los productos de cuidado personal reglamentados como “drogas” debido a las propiedades terapéuticas que se le atribuyen (dentífricos contra el sarro, desinfectantes antibacterianos, protectores solares), no están sujetos a las exigencias de etiquetado.

A pesar de estas lagunas, los cosméticos son el único producto, aparte de los alimentos, para los que los consumidores canadienses han obtenido el derecho a conocer los ingredientes químicos que contienen. Por ello, los consumidores pueden elegir un determinado producto en función de su contenido en agentes químicos nocivos y así evitar, al menos en parte, los tóxicos en su cuarto de baño. Tres de cada cinco participantes en la encuesta indicaron que verifican la lista de ingredientes antes de comprar un producto. A pesar de ello, los resultados muestran hasta qué punto es difícil, incluso para un consumidor informado, evitar las sustancias químicas más preocupantes. La prudencia no basta cuando se trata de proteger la salud de las personas y el medioambiente ante una exposición a los productos tóxicos. Los gobiernos deben intervenir exigiendo que se indiquen los ingredientes en unas listas fáciles de consultar y, antes que nada, prohibiendo las sustancias químicas nocivas en los productos comercializados. El 98% de los encuestados estaba de acuerdo en endurecer las leyes sobre cosméticos en Canadá.

La Fundación David Suzuki propone una serie de recomendaciones para proteger la salud del consumidor y la del medioambiente contra la exposición a los productos tóxicos que contienen los cosméticos: 1- Buscar una opción más segura ante los ingredientes potencialmente nocivos de los cosméticos. 2- Como medida temporal, advertir mediante una etiqueta de “Peligro” en los productos que contengan ingredientes relacionados con problemas crónicos de salud, tal y como recomienda la Sociedad Canadiense contra el Cáncer, y reforzar los criterios de certificación Ecológicos para los productos de cuidado personal. 3- Exigir la comprobación de la composición química de los cosméticos antes de su comercialización y permitir el acceso público a una base de datos disponible en la red que contenga información transparente proporcionada por los fabricantes. 4- Ampliar las restricciones en materia de ingredientes cosméticos a los “ingredientes no intencionados” (impurezas, subproductos de fabricación, etc.) 5- Ampliar las restricciones en materia de ingredientes y las exigencias de etiquetado a los productos de cuidado personal calificados como “drogas”. 6- Exigir que los fabricantes divulguen los ingredientes precisos utilizados en la fabricación de perfumes. 7- Prohibir el uso de términos tales como “no perfumado” y “sin perfume” en la publicidad de productos que contienen ingredientes de fragancia, especialmente agentes enmascaradores. 8- Prohibir los productos domésticos antibacterianos, incluidos los cosméticos, tal y como recomienda la Asociación Médica Canadiense. 9- Limitar el uso de términos tales como “natural” y “orgánico” o “ecológico” en la publicidad de productos que contienen sustancias no ecológicas y sintéticas. 10- Ampliar las exigencias de divulgación de los ingredientes a otro tipo de productos de consumo, especialmente los de limpieza del hogar, los juguetes y los muebles.

La Fundación ha redactado una carta para que, quien lo desee, la envíe a la Ministra de Sanidad canadiense en la que se expresa la inquietud de los ciudadanos ante la contaminación y los problemas de salud que conllevan los cosméticos tanto para las personas como para el medioambiente.

Informe completo

About the author

3 Comments

  1. Muy ilustrativo, claro y directo. Gracias Alber Verding http://www.verding.es

  2. ¿Cuales son esos productos? ¿hay alguna lista pública?. Porque decir eso y no dar los nombres no ayuda mucho.

  3. Tendriamos que exigir algo parecido. No es normal que todavía haya médicos ( pediatras) incluso que recomienden NIVEA, para las pieles átopicas!! Y eso sin hablar del gran desconocimiento general de la problación acerca de la cosmética convencional.En este momento hay un gran caos y yo cada vez veo a mas personas con problemas de piel.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.