Copenhague, una ciudad sin huella de CO2

Copenhague, una ciudad sin huella de CO2

- in Noticias
1974
0

A quienes siguen las noticias sobre asuntos relacionados con el medioambiente, Copenhague, la capital danesa, debe traerles a la memoria el fracaso de la cumbre medioambiental más mediática de todas las que se han celebrado hasta la fecha. Aquel fracaso de diciembre de 2009 marcó a muchas personas y fomentó el pesimismo entre quienes esperaban que dicho evento supusiera un antes y un después en la lucha contra el cambio climático. Sin embargo, Copenhague es una ciudad puntera en asuntos medioambientales y en gestión de recursos. La capital danesa, que espera ser nombrada capital verde europea en 2014, se ha propuesto unos ambiciosos objetivos en materia de reducción de emisiones de gas de efecto invernadero, para lo cual ha puesto en marcha una serie de medidas que afectan al consumo de agua, de electricidad, los medios de transporte y que, en general, fomentan un modo de vida de bajo impacto entre los ciudadanos. La capital de Dinamarca quiere alcanzar la neutralidad en su balance de CO2 para 2025. Para ello, los responsables políticos implantarán una serie de medidas dirigidas a disminuir la huella ecológica de la cuidad. La lucha contra las emisiones de CO2 comenzó en 20009 cuando Copenhague adoptó un plan que preveía una reducción de un 20% de las emisiones locales de gas de efecto invernadero entre 2005 y 2020, y la neutralidad de su balance de CO2 cinco años después. Más concretamente, Copenhague prevé reducir un 50% de sus emisiones directas y compensar aquellas más complicadas de evitar aumentando la potencia de los parques eólicos e incrementando la plantación de árboles en los bosques. Es este un plan ambicioso, sobre todo cuando se prevé que la población de la capital danesa aumente aproximadamente un 10% durante ese mismo periodo.

Cada día más ciclistas.

Copenhague posee una excelente red de transporte público, pero para los responsables del medio ambiente no basta. Por ello no dejan de mejorar los resultados medioambientales de los transportes y aumentan la red de carriles para bicicletas y el número de estaciones de bicicletas de libre servicio. El ayuntamiento desea que, en 2015, la mitad de los trayectos del domicilio al trabajo se realicen en bicicleta. Hoy en día el porcentaje es del 35%. El municipio multiplica también las estaciones de recarga de vehículos eléctricos y a hidrógeno. Para servir de ejemplo, el propio ayuntamiento ha sustituido la totalidad de su parque automovilístico por vehículos eléctricos. Al mismo tiempo, los vehículos que funcionan con combustibles fósiles lo tienen cada vez más difícil debido a la implantación masiva de “zonas 30”, al aumento de los impuestos directos sobre dichos combustibles y a la aparición de los llamados “taxis verdes”. A todo esto hay que añadir el proyecto de peaje para los atascos, que copia los modelos británico y sueco.

Descarbonizar la calefacción A lo largo y ancho del puerto, los molinos eólicos se alinean en batería. Estas turbinas producen una gran parte de la electricidad consumida por los habitantes de la capital. Pero, sobre todo, la ciudad desea lograr progresos en el sector de la calefacción. Actualmente un 98% de los hogares del centro están conectados a la red de calefacción urbana, aunque la mayoría de las calderas aún siguen funcionando con carbón o gasoil. Con el tiempo, estas calderas pasarán a funcionar con biomasa, reduciendo así sus emisiones de CO2. De forma regular, la ciudad portuaria organiza campañas de sensibilización sobre la importancia de controlar la demanda de energía. Entre 2005 y 2010, el consumo de electricidad disminuyó un 5% y el del calor colectivo un 15%.

El consumo de agua no se olvida El consumo de agua de la capital danesa disminuyó de 170 litros por persona y por día a 108 litros entre 1987 y 2010. Para ello, todos los hogares fueron equipados con contadores y se aumentó el precio del metro cúbico. Este descenso del consumo de agua permite también limitar la cantidad de energía necesaria para su transporte y su tratamiento.

Fuente

Fotografía de Copenhaguenize

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.