Construcción ecológica, diversas causas la retrasan

Construcción ecológica, diversas causas la retrasan

- in Noticias
1717
0

La puesta en marcha de nuevas pautas técnicas destinadas a mejorar la eficacia energética de los edificios está resultando muy lenta en los países de la UE. Varios de los nuevos estados miembros están encontrando numerosos problemas.

Estos datos se muestran en el nuevo informe del RICS(Royal Institution of Chartered Surveyors) Aunque la tendencia general en cuanto a la puesta en marcha de la directiva europea 2004 sobre el rendimiento energético de los edificios (DPEB) parece bastante más prometedora que el año pasado, según un informe del RICS. Sin embargo, el progreso visto en conjunto resulta aún muy lento. El informe indica que a día de hoy, un cierto número de países europeos no han presentado a la Comisión Europea un plan en el que se exponga brevemente el método que piensan adoptar para la puesta en marcha de la directriz DPEB. La directiva DPBE, que entró en vigor en enero de 2006, propone un método de cálculo común para medir el rendimiento energético de los edificios y establecer las normas mínimas de rendimiento energético en el seno de cada Estado miembro.

La directiva se aplica a los nuevos edificios y a los ya existentes que requieran alguna reforma de importancia. Ver dosier Mientras que ciertos Estados miembros como Dinamarca, Alemania y Austria se acogieron rápidamente a la DPEB, otros Estados se muestran más reticentes y sus retrasos molestan mucho en Bruselas. Por ejemplo Francia y Lituania fueron amenazados judicialmente en octubre 2007 por no haber enviado a la Comisión las pruebas necesarias relativas a las medidas requeridas por la DPBE. Los nuevos Estados miembros son los más retrasados. Estos Estados siguen enfrentados a problemas muy importantes por razones de sus pasado ya que han heredado un número considerable de edificios prefabricados con unas características energéticas muy ineficaces.

foto:inhabitat.com

Los especialistas opinan que la mejora de la eficacia energética de los edificios, los cuales son responsables del 40% de las emisiones de CO2 de la Unión Europea, sería una gran ayuda al esfuerzo de la UE por lograr la atenuación de los efectos del cambio climático. Según Úrsula Hartenberger, responsable de Asuntos europeos de RICS, la lenta progresión de del plan radica en las grandes diferencias entre los costes reales y los percibidos, la falta de competencia y experiencia profesional, unas medidas nacionales en temas energéticos bastante conflictivas y, sobre todo, una mala asimilación y percepción del asunto por parte del ciudadano.

Seguramente harán falta varios años para poder sobreponerse a la falta de especialistas cualificados en la construcción de edificios ecológicos y para llamar la atención de la opinión pública sobre la necesidad de mejorar la eficacia energética de los edificios. Varios estudios recientes han demostrado que la inquietud reinante en la opinión pública sobre los elevados costes del plan carecían de fundamento. El Centro Común de Investigación de la Comisión (CCR) advirtió que muchas mejoras en materia de eficacia energética en edificios residenciales se podían llevar a cabo utilizando tecnologías existentes sin necesidad de aumentar presupuestos. El 10 de septiembre 2008, el Instituto McKinsey Global comunicó unas conclusiones similares sobre las mejoras de productividad y eficacia energéticas previstas por la economía europea. En dicho estudio se confirma la viabilidad económica de muchas mejoras. En agosto 2007, el consejo mundial de las empresas por el desarrollo sostenible WBCSD, publicaba un sondeo según el cual la mayor parte de profesionales de la construcción “hinchan” hasta un 300% los costes de la construcción de edificios adaptados a las normas de eficacia energética. leer informe)

Fuente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.