Con la comida no se juega

Con la comida no se juega

- in Ecoturismo
1731
0

Con motivo de la próxima reunión G20, que tendrá lugar los días 3 y 4 de noviembre de 2011 en Cannes, Francia, cuatro organizaciones han redactado una petición para el Presidente de la República y el Ministro de Agricultura del país vecino. Las cuatro organizaciones, Artinsans du Monde, ATTAC, Conféderation paysanne y Peuples solidaires/Action Aid harán entrega del documento la víspera de la reunión internacional. El objetivo de la petición es conservar y proteger la agricultura familiar de subsistencia, seriamente amenazada por el establecimiento sistemático del modelo industrial.

El modelo de agricultura industrial amenaza con acabar con los métodos tradicionales y con la independencia de los agricultores. A pesar de la enorme industrialización que ha sufrido la agricultura mundial en los últimos años, hoy en día una de cada siete personas pasa hambre. Por otro lado, este modelo altamente contaminante y dependiente de productos derivados del petróleo, además de no solucionar el problema del hambre, ha contribuido enormemente a la debilitación de las economías locales. Esta falta de respuesta por parte de las políticas de liberalización del comercio y del modelo de agricultura industrial se hizo patente durante la crisis alimentaria que tuvo lugar entre 2007 y 2008. Mientras la agricultura industrial sólo busca cubrir la demanda de los consumidores más solventes, es necesario el desarrollo de la agricultura de supervivencia a escala local para garantizar la seguridad alimentaria de una parte de la sociedad con menor poder adquisitivo.

Más de la mitad de los alimentos de todo el mundo se producen en pequeñas explotaciones En Europa y en los países del sur, la agricultura de supervivencia o familiar está en vías de extinción. A esta situación se ha llegado debido a la aplicación de unas determinadas políticas por parte de los países del G20 que desmantelaron, en nombre del libre comercio, las políticas agrícolas nacionales y regionales. Además, se redujeron las ayudas a los pequeños agricultores, favoreciendo la especulación financiera sobre los productos agrícolas y provocando una inestabilidad de los precios perjudicial para los agricultores y consumidores menos solventes. Estas políticas, que han dejado a la agricultura a merced de los mercados, están propiciando el acaparamiento de tierras de cultivo por parte de multinacionales y obligando a desplazarse a muchas poblaciones rurales, que se ven privadas del sustento que suponen dichas tierras. Otro fenómeno es el desarrollo industrial de agrocombustibles, que contribuye al aumento de los precios agrícolas y que conlleva unas desastrosas consecuencias para el medioambiente.

La petición.
Reducir el hambre en el mundo y fortalecer la agricultura campesina y familiar implica llevar a cabo profundas reformas en materia agrícola, cuestionando radicalmente las políticas de liberalización de los mercados. Un ejemplo de estas políticas es la Política Agrícola Común (PAC). Estas políticas han propiciado la especulación, el dumping social, la degradación del medioambiente y de las condiciones de vida de los campesinos de norte a sur.
Reformas y objetivos – Fomentar y proteger la agricultura campesina y familiar respetuosa con el medioambiente, tanto en Europa como en los países del sur. – Tener en cuenta las necesidades específicas de los campesinos. – Reestablecer los mecanismos públicos de almacenamiento, de estabilización de los precios y de control de la oferta en el ámbito nacional y regional, favoreciendo las explotaciones campesinas familiares para garantizar unos ingresos razonables a los agricultores y unos precios razonables a los consumidores. – Combatir la especulación sobre los productos agrícolas. – Detener el acaparamiento de tierras de cultivo y el fomento masivo de los agrocombustibles. – Reforzar, reformar y democratizar las Naciones Unidas para que, basándose en la soberanía alimentaria, la cooperación y la solidaridad, constituya la principal instancia de decisión y de regulación mundial de la agricultura. «El G20, que reúne a las principales potencias económicas del mundo, ha incluido la agricultura entre una de sus prioridades», afirma la petición. «Esta es una perfecta ocasión para reivindicar estas proposiciones alternativas. Es urgente: si no alzamos nuestra voz, las élites políticas no cambiarán el sistema en profundidad y se limitarán a atenuar los puntos más conflictivos, afirman los redactores de la petición

Más información

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.