Compartir el coche está de moda

Compartir el coche está de moda

- in Permacultura
1317
0

Un aparcamiento podría revolucionar el viaje compartido en automóvil

El cantón suizo de Vaud propone plazas de aparcamiento gratuitas para los que comparten su coche. El uso de un mismo vehículo por parte de diferentes personas que efectúan el mismo trayecto reúne cada vez más adeptos en Suiza. En medio de la nada, cerca de una de las principales autopistas, el parking de intercambio de Sullens, en las afueras de Lausana, se ha convertido en un laboratorio para aquellos que desean compartir su coche, básicamente, para ir al trabajo.

Se habilitaron cincuenta plazas especialmente dedicadas a este fenómeno que se va haciendo un lugar entre los modos de transporte existentes en Suiza. Desde su creación en 2008, el aparcamiento ha conocido un éxito incontestable. Lo utilizan regularmente 170 conductores los cuales se ahorran un total de 430.000 kilómetros anuales. La atmósfera también está contenta pues se ha librado de varias toneladas de CO2.

Los conductores ahorraron aproximadamente unos 60.000 francos suizos (37000 euros) en combustible. Los usuarios son, en su mayor parte, colegas de trabajo o amigos. Desde la construcción del aparcamiento ya no deben aparcar en la ciudad y evitan las consabidas molestias que ello supone.

Este tipo de aparcamientos florecen por todo el territorio en los márgenes de las autopistas, de momento no se ha previsto nada para gestionarlos, pero se está estudiando ya que el fenómeno parece imparable. Es algo ya habitual ver grupos de coches aparcados en los márgenes de las principales carreteras, sobre algún campo o cerca de algún bosque. También se pueden observar en los aparcamientos de los grandes supermercados. Incluso en caso de un gran éxito se teme que suponga una competencia para los trenes y autobuses y haga disminuir la frecuentación de los transportes públicos.

 

Fuente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.