Cómo Irlanda acabó con el plástico

Cómo Irlanda acabó con el plástico

- in Permacultura
2390
0

En el año 2002, Irlanda fue el primer país que aplicaba un impuesto sobre el consumo de bolsas de plástico, con una tasa de 15 céntimos de euro por cada bolsa desechable que se entregaba en un comercio. Tres meses después de que el impuesto entrara en vigor, los comercios habían distribuido poco más de 23 millones de bolsas de plástico, unos 277 millones menos que la cifra habitual. Tras un año de funcionamiento, el gobierno había logrado recaudar 3.5 millones de euros en impuestos sobre este producto. En Irlanda, en el año 2002 se decidió tomar una iniciativa para disminuir la cantidad de bolsas de plástico desechables que, arrastradas por el viento, acababan manchando sus calles y ensuciando sus bucólicos paisajes: las bolsas de plástico que se entregaban en los comercios se gravarían con 15 céntimos de euro para disuadir al usuario de su consumo, al mismo tiempo que se incitaría al uso de bolsas más resistentes y reutilizables. El entonces Ministro de Medioambiente estimaba que, cada año, se utilizaban unos 1.200 millones de bolsas, unas 330 por persona, que el viento acababa arrastrando y que dejaban un panorama desolador en las calles y en el verde paisaje del país.

El impuesto supuso un increíble éxito. El consumo de bolsas desechables de plástico en la República de Irlanda se redujo en más de 90%, y logró millones de euros de beneficio (3.5 millones de euros) para las arcas públicas que, según informaba el gobierno del país en agosto de 2002, serían invertidos en proyectos medioambientales. Asimismo, la introducción del impuesto supuso un enorme ahorro para los comerciantes, que hasta la fecha habían estado invirtiendo 50 millones de dólares al año en bolsas de plástico desechables. El éxito del nuevo impuesto sobre el plástico, al que denominaron “Plas Tax”, no solamente radica en que logró modificar el comportamiento de los consumidores con relación a las bolsas desechables, sino que también constituyó una ejemplo de lo que un colectivo puede lograr si sus miembros modifican su comportamiento.

 

Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.