Colibris, un movimiento de esperanza

Colibris, un movimiento de esperanza

- in Noticias
4164
0

El movimiento “Colibris” es una plataforma de encuentro y de intercambio dirigida a todos aquellos que sienten la necesidad y el deseo de actuar y que buscan soluciones concretas o desarrollan alternativas. Fundada en 2006 por Pierre Rabhi, experto internacional en la lucha contra la desertificación y fundador del «Movimiento por la Tierra y el Humanismo”, Colibris pretende actuar como acelerador de la transición apoyándose en la capacidad individual de cambiar, para después transformar ese cambio en experiencias concretas y colectivas.

El movimiento Colibris pretende fomentar la creación de nuevos modelos de sociedad fundados en la autonomía, la ecología y el humanismo. En una reciente entrevista para la revista digital francesa “The Green Post Box”, el director de Colibris, Cyril Dion, hablaba sobre los acontecimientos y noticias positivas que nos deja 2010 en el ámbito de la ecología y la sostenibilidad, y comenta sus deseos de futuro para el planeta.

«Me ha sorprendido gratamente la explosión de los movimientos ciudadanos decididos a iniciar por su cuenta un cambio de sociedad allí donde viven: la red de ciudades en Transición (Transition Network), con más de 655 iniciativas en el mundo; el movimiento Slow, con más de 100 Slow Cities en 10 países y 100.000 miembros de Slow Food en el mundo; el movimiento Colibris en Francia, con 100 grupos y 200 proyectos iniciados entre 2009 y 2010. Creo que esta dinámica comenzó a crecer de forma rápida tras los fracasos de eventos tales como la cumbre sobre el clima en Copenhague, el desmantelamiento del plan medioambiental del gobierno francés (Grenelle de L’environnement), el pequeño paso adelante que supuso Cancún, el rechazo final a la implantación del impuesto sobre el carbón en Francia, etc. Actualmente está brotando una conciencia social que confirma la necesidad de actuar por nuestra cuenta y no esperar a que el cambio venga propiciado por otros. Se constata una creciente implicación y acciones en el ámbito local así como la aparición de una serie de publicaciones y documentales sobre el tema. El éxito de la película de Coline Serreau, “Soluciones Locales para un Problema Global” es un buen ejemplo de ello, así como la aparición en francés del “Manual de Transición” de Rob Hopkins y algunas otras obras.

¿Qué se espera para 2011?

Creo que es esencial que cuestiones como el cambio climático, la inseguridad alimentaria, la biodiversidad o la crisis económica y social sean percibidas por la gran mayoría como el síntoma de una sociedad enferma de sus sufrimientos, de sus errores y de sus contradicciones y no como problemas aislados. Tenemos que ver el problema como un todo, aceptar nuestra parte de responsabilidad a la hora de buscar soluciones comenzando por nosotros mismos y por nuestra propia vida. Partiendo de esta conciencia, espero que el movimiento crezca y alcance a un mayor número de ciudadanos, políticos y empresarios que, cada uno por su cuenta, comenzarán a transformar el mundo.

¿Qué futuro le desearía al planeta ?

Al planeta le deseo que el hombre encuentre su justo lugar, en la comprensión y la conciencia de su interdependencia con todas las formas de vida y su responsabilidad sobre esta tierra que lo aloja y alimenta. Deseo que los seres humanos logren su plenitud, sean libres, que puedan descubrir sus talentos desde su juventud para que los pongan al servicio de la comunidad en la que viven, con alegría, respetando las diferencias de cada persona, de cada cultura, de cada ecosistema.”

Fuente

Más información

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.