Una meta ilusionante: Cero residuos por el planeta

Una meta ilusionante: Cero residuos por el planeta

- in Permacultura
1964
0
Los resiudos son ya uin problema mayor para muchas ciudades de todo el mundo
El concepto “Zero Waste” (Cero Residuos) nació en los años 80 en California y desde entonces se ha ido expandiendo por todo el mundo. Se trata de una filosofía, una estrategia y un conjunto de herramientas prácticas cuyo objetivo es, mediante una adecuada gestión, dar un uso a los residuos que genera la industria y en general la actividad humana. Reutilización, reciclaje y optimización son las tres herramientas básicas con las que lograr, al igual que hace la naturaleza, aprovechar todos los residuos de forma productiva. En inglés, waste significa al mismo tiempo residuos y despilfarro.

En Europa, la estrategia Cero Residuos encontró en la pequeña villa de la toscana italiana Cappannori su mejor exponente. Gracias al empuje y la ilusión de un maestro de la localidad, Rossano Ercolini, ganador del Goldman Prize en 2013 (una suerte del Nobel del Medio Ambiente), el pueblo se puso manos a la obra y consiguió reducir en 10 años un 39% de la cantidad de residuos por habitante y logró una tasa de reciclaje del 82% (la media europea está alrededor del 40%).

La filosofía del Zero Waste es recorrer un largo camino hasta llegar lo más lejos posible en la reducción de los residuos y desperdicios de la parte no reciclable de los sobrantes tanto domésticos como industriales. Para lograr estos objetivos, los responsables de Zero Waste Europe insisten en la necesidad de desarrollar tres imperativos: abandonar la incineración, recolectar la basura orgánica puerta a puerta y fomentar el ecodiseño de los productos de consumo.

Según el director ejecutivo de la red Zero Waste Europe, Joan Marc Simon, existen unos 300 pueblos miembros de la red en los que es necesario actuar de forma urgente. Estos pueblos están situados en su mayoría en Italia y en el norte de España y presentan un grave problema de residuos debido a la pasividad de sus políticos y a la corrupción.

En Italia, durante los últimos tres años, el número de villas que se adhirieron al proyecto pasó de 25 a más de 200. En España, muchos pueblos han comprendido que la solución al problema de los residuos pasa por no generar los evitables y por aprovechar aquellos que no se pueden evitar.

Cada ciudadano europeo produce al año aproximadamente 400 kilos de residuos domésticos. Esta cantidad ha ido aumentando con el tiempo en todo el mundo y sigue creciendo de forma global. Las naciones no saben cómo gestionar sus residuos y el problema es cada vez mayor. Algunos países y ciudades han iniciado el camino que les lleve a lograr el “cero residuos”. San Francisco, en California, se ha propuesto alcanzar el objetivo “cero residuos” para 2020. Actualmente la ciudad norteamericana logra reciclar y reutilizar más del 55% de sus residuos.

Para lograr este enorme reto se debe adoptar, especialmente en el ámbito industrial, una economía circular en la que unas empresas aprovechen los sobrantes de sus vecinos. Por otro lado, la materia orgánica se está aprovechando cada vez con mayor entusiasmo para producir compost y utilizarlo en la agricultura urbana. Ciudades como París cuentan con varias redes de compostaje urbano muy eficientes.

Para lograr aprovechar los residuos es indispensable implantar una recogida selectiva en los propios domicilios; se debe incidir de forma urgente en el despilfarro, reutilizarse todo aquello que se preste a seguir siendo utilizado así como reparar lo que sea reparable antes de sustituirlo por algo nuevo.

La participación ciudadana en todo el proceso que lleva al Zero Waste es imprescindible. Desde el momento en el que consumimos hasta que mandamos reparar o reparamos nosotros mismos cualquier aparato doméstico, el ciudadano consumidor desempeña un papel básico en toda la cadena de producción de residuos y tiene la llave para controlar y mejorar un problema que comienza a ser muy preocupante.

Más información

Buenas prácticas en Capannori

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.