Caminos hacia la sostenibilidad: La marca del consumidor.

Caminos hacia la sostenibilidad: La marca del consumidor.

- in Permacultura
2367
0
El consumidor debe ser el centro del comercio

Mientras los grandes de la distribución gastan su mayor parte de energía tratando de ofrecer precios cada día más bajos,  aunque con ello se resienta la calidad, el medio ambiente y los propios empleados, un colectivo francés desea reinventar el consumo haciendo que el actor principal sea el consumidor.

 

Porque el consumidor debe ser el centro de lo que compra. De hecho, cada vez más encuenstas revelan que el precio ya no es el motivo principal por el que se rige el consumidor a la hora de elegir uno u otro producto.

Los intermediarios encarecen los productos

Cuando se habla de consumo el principal actor siempre es el mismo: el consumidor. Sin embargo la influencia real de este principal actor sobre los productos que se comercializan es, más que limitada, prácticamente nula.

 

Entonces, ¿por qué no crear una marca de productos propia, la marca del consumidor?

Una marca verdaderamente útil que aporte sentido al hecho de comprar. Una marca de productos sanos, buenos y responsables.

Esta es la nueva idea del colectivo anti derroche alimentario francés “Gueules Cassées”,  del que ya hablamos en Ladyverd. Este colectivo tiene como objetivo reconsiderar de forma positiva nuestros hábitos de consumo a través del propio consumidor.

¿Cómo funciona?

El colectivo se encargará de supervisar todos los productos que se comercialicen con su marca y los filtrará según sus criterios. La fabricación de los mismos se llevará a cabo según un pliego de condiciones basadas en la sostenibilidad y la responsabilidad elaborado por parte de asociados comprometidos con los mismos valores.

Se trata de apoyar a pequeños productores cuyos productos merezcan ser aprovechados con el fin de conservar una calidad y una diversidad que no deben desaparecer.

El consumidor se comprometerá previamente con los productos antes de ser comercializados con el objetivo de que la iniciativa triunfe. Los costes de la publicidad de dichos productos  se sustituirán por una comunicación en red que permitirá ahorrar y, de ese modo, ofrecer  mejores precios de venta.

El consumidor debe tomar parte del comercio

Una completa trazabilidad sobre la fabricación y la composición de los productos ofertados asegurará una  garantía alimentaria constante y sostenible.

El consumidor de estos productos contribuirá al control de la naturaleza, el sentido y la comercialización de los mismos.

Este tipo de iniciativas reactivan la economía local, propician un acercamiento de los consumidores con los productores y, quizás lo más importante, garantizan una calidad y una diversidad seriamente amenazadas por la globalización y los gigantes de la industria alimentaria.

 

La Marca del Consumidor

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.