Cambio climático y biocombustibles: una relación demasiado estrecha

Cambio climático y biocombustibles: una relación demasiado estrecha

- in Noticias
1387
0

Un nuevo estudio desvela que los biocombustibles podrían causar más emisiones de gases de efecto invernadero que las que evitarían si sustituyeran a los combustibles fósiles.

Los agrocombustibles, también conocidos como “biocombustibles”, son una fuente de conflictos desde que se les concedió la categoría de sucesores del petróleo. En primer lugar, se les acusa de ser responsables de los incrementos de precios que han sufrido los alimentos en los últimos años. En segundo lugar, los agrocombustibles están causando la desaparición de las reservas forestales allí donde los árboles son talados para cultivar. La comunidad científica ha desvelado que los agrocombustibles, además, pueden estar acelerando el cambio climático, ya que son responsables de más emisiones de dióxido de carbono de las que podrían ahorrarse si sustituyeran a los combustibles fósiles.

Debido al aumento del precio de los alimentos, los países importadores ya no pueden alimentar a su gente. El precio del maíz ha aumentado un 60%, lo que ha llevado a la gente a las barricadas en México, Egipto y Haití. Cientos de familias campesinas del norte de Colombia pueden perder sus tierras debido a las plantaciones de palma para la producción de aceite de biodiesel (Swissaid). Holly Gibbs, investigadora del Instituto de Medioambiente de la Universidad de Stanford, California, ha comparado diversas fotografías de satélite tomadas en distintas fechas desde el año 1980 hasta 2000 en el primer estudio detallado sobre la expansión de las zonas dedicadas a la agricultura en las regiones tropicales. Sus resultados son desalentadores. El área de cultivo de soja en Brasil ha aumentado a razón de un 15% anual desde 1990.

La producción de aceite de palma en Indonesia se triplicó en la década de los 90 y se volvió a duplicar en el periodo comprendido entre 2000 y 2007. “En el estudio comprobamos que la selva es la fuente principal de tierras cultivables. La expansión de estos terrenos de cultivo, ya sea para producir alimentos, piensos para ganado o agrocombustibles, está contribuyendo con la deforestación y no parece que esta tendencia vaya a modificarse”. Según Gibbs, de uno a dos tercios de la creciente deforestación podrían ser causa directa del aumento de demanda de agrocombustibles, cuya producción en el mundo entero llegó a multiplicarse por diez desde 2000 hasta 2007. Lo cierto es que gran parte de las nuevas superficies de cultivo se encuentran en las zonas tropicales, donde la tierra y el clima son idóneos para el cultivo de caña de azúcar, soja y palma.

Pero el problema no queda ahí. “Cuando se talan los árboles para cultivar el terreno, éstos suelen quemarse, haciendo que el carbono almacenado vuelva a la atmósfera en forma de dióxido de carbono”, afirma Gibbs. “Esto produce la llamada “deuda ecológica”, que implica que la cantidad de carbono que se emite debido a la deforestación es muy superior a la que se ahorra al utilizar los agrocombustibles”. Las políticas que favorecen la producción de agrocombustibles pueden estar contribuyendo a la aceleración del cambio climático. Gibbs espera que este estudio sirva de base para la toma de decisiones políticas que incentiven el mantenimiento de las selvas tropicales y no su destrucción.

Más información

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.