C2C, crear y reciclar hasta el infinito

C2C, crear y reciclar hasta el infinito

- in Permacultura
1770
0

“Nada se pierde, nada se crea, todo se transforma”. En la naturaleza, las especies animales y vegetales conviven y se enriquecen mutuamente. El concepto « Cradle to Cradle » (C2C), literalmente « de cuna a cuna », encuentra sus raíces en la eterna fuerza regeneradora de la naturaleza y, partiendo de esta premisa, consigue fabricar productos diseñados de forma inteligente desde el principio, sin sustancias tóxicas y pensados para ser reciclados indefinidamente. Al final de su ciclo de vida, estos productos alimentarán la tierra al descomponerse y servirán de materia prima para las siguientes generaciones de productos.

El libro “Cradle to Cradle” es un manifiesto en favor de la transformación, mediante el diseño ecológicamente inteligente, de la industria. A través de la filosofía del ecodiseño, los autores William Mc Donough (arquitecto estadounidense promotor del reciclaje y la reutilización en toda forma de diseño) y Michael Braungart (químico alemán fundador de la agencia alemana EPEA), pretenden demostrar que un sistema que extrae, transforma y produce residuos también puede crear productos y servicios que generen un valor ecológico, social y económico. Más allá de buscar un modelo industrial que reduzca el consumo, la idea de Cradle to Cradle es crear un modelo basado en un tipo de compostaje aplicado a todos los objetos, tanto a aquellos que vuelvan a la tierra en forma de nutrientes biológicos no tóxicos, como a aquellos que sirvan de nutrientes técnicos de la industria con el fin de que se puedan reciclar infinitamente imitando el equilibrio de los ecosistemas naturales. Los autores consideran que todo objeto puede ser reutilizado infinitas veces, entrando así en un ciclo perpetuo que cree una economía en la que los residuos de uno constituyan el alimento del otro.

El paradigma “Residuo = Alimento” modifica la noción de residuo como algo negativo, y permite a las empresas crecer conservando la biodiversidad y los recursos para las generaciones futuras e incluso su rentabilidad ya que sus residuos poseen un valor.

William Mc Donough, hijo de militar estadounidense destinado a Japón, país donde nació, recuerda que aprendió el funcionamiento del ciclo de vida observando cómo los grajeros japoneses llegaban a la ciudad a las dos de la mañana con sus carros arrastrados por bueyes para recoger los residuos y volver a sus campos con esta carga. Estos mismos granjeros volvían a la ciudad para vender sus productos agrícolas, cultivados con la ayuda del estiércol que habían recogido. «Creo que podemos alcanzar grandes cosas que aporten beneficios y que se enmarquen en un nuevo concepto que valore nuestro pasado, que honore la biodiversidad y alimente los ecosistemas y las sociedades», afirma Mc Donough. «El diseño debe ser algo creativo, abundante, próspero e inteligente desde el principio. Actualmente, unos 200 productos están certificados como C2C. El sello C2C está considerado como un sello de ecodiseño que implica un cambio radical de nuestros hábitos y que trata de aportar un panorama industrial y económico diferente en la sociedad. El libro « Cradle to Cradle » se publicó con gran éxito en Estados Unidos en 2002 y se ha traducido a numerosos idiomas.

Más información

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.