Bombillas de gaseosa, un litro de luz

Bombillas de gaseosa, un litro de luz

- in Noticias
1662
0

My Shelter Foundation es una organización que se ha propuesto iluminar un millón de hogares en todo Filipinas para el año 2012. Para ello, la fundación está llevando a cabo su proyecto Isang Litrong Liwanag (Un Litro de Luz), mediante el que, aplicando un sencillo invento, está logrando iluminar de forma sencilla y natural las viviendas más oscuras del país.

Según datos de 2009 aportados por la Comisión Nacional sobre Electrificación, en Filipinas existen 3 millones de hogares en el interior y las afueras de la metrópolis Manila que aún no cuentan con electricidad. Por otro lado, la Oficina de Protección contra el Fuego (BFP) ha informado de la enorme cantidad de incendios provocados por las deficientes instalaciones eléctricas. En especial, los asentamientos improvisados son lugares de alto riesgo, ya que la BFP no lleva a cabo inspecciones rutinarias en estas comunidades. Así fue como nació el proyecto Isang Litrong Liwanag (Un Litro de Luz), de la fundación MyShelter, que pretende lograr una fuente sostenible de luz para las comunidades más desfavorecidas.

Esta es nuestra casa, Sitio Maligaya. Es una comunidad pobre situada al lado de las vías del ferrocarril, donde las casas están pegadas unas a otras. Dentro de ellas hay una completa oscuridad, incluso de día, así que sus habitantes siempre están fuera, no se quedan dentro de casa. “Como está tan oscuro, andas tropezando continuamente”, afirma una residente. “Yo siempre estoy durmiendo, por la falta de luz”, dice una anciana. “Aquí me llaman “Solar Demi”, porque estoy iluminando sus hogares”, afirma un colaborador del proyecto. “Sólo tienes que hacer un agujero en la placa de metal, introducir la botella, sellar la junta, rellenarla con agua mineral, añades un poco de lejía y lo instalas en la cubierta, asegurándote de que queda bien sellado para que no haya goteras. Así de sencillo”. “Antes de instalar la botella estaba así de oscuro. Y ahora está así de iluminado”, dice destapando la botella luminosa que ha instalado en el techo. “No me lo podía creer”, dice una residente del barrio. ”Nunca creí que con una botella de plástico se pudiera iluminar mi casa”. “Reduje muchísimo el consumo eléctrico”, dice otro habitante. “Además, la botella no se calienta”. “Me ha iluminado la vida”, dice otra residente sonriendo. “De momento”, continúa el colaborador, “llevamos instaladas 643 botellas. Queremos continuar con la tarea de iluminar más hogares. “Ilumina tanto como una bombilla”, afirma la anciana. “Ya no podemos vivir sin ella”.

El proyecto isanglitrongliwanag solicita donaciones económicas y la colaboración de voluntarios.

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.