Bamboo Bike Studio: un proyecto sobre ruedas

Bamboo Bike Studio: un proyecto sobre ruedas

- in Noticias
1612
0

El taller de bicicletas de bambú Bamboo Bike Studio, de Nueva York, fue fundado para colaborar con el desarrollo de una bicicleta accesible para la población, fabricada con un material local y renovable.

La historia de Bamboo Bike Studio parte de la idea de que todo el mundo debería tener acceso a un medio de transporte barato, limpio y cuyo rendimiento satisfaga sus necesidades particulares.

El Bamboo Bike Studio tiene dos claros compromisos: en la ciudad de Nueva York, donde imparte sus talleres prácticos de fin de semana sobre cómo construir tu propia bicicleta de bambú y en los países en vías de desarrollo, donde colabora con las organizaciones Bamboo Bike Projekt, de la Facultad de la Tierra de la Universidad de Columbia y la iniciativa Ciudades del Milenio, que están trabajando para desarrollar este tipo de bicicleta como forma de transporte. Según palabras de los fundadores de Bamboo Bike Studio, sus talleres se basan en «un aprecio personal y profesional por la bicicleta, la mejor solución al transporte sencillo, autopropulsado, divertido, y mediante el que se pueden cubrir las necesidades de un mundo en el que los recursos son cada vez más escasos y que sufre una creciente crisis económica y ecológica». Teniendo en cuenta estos beneficios intrínsecos de la bicicleta, el estudio pretende enseñar a los participantes de sus talleres a construir sus propias bicicletas, estableciendo una relación activa entre la persona y el producto. El uso del bambú, un recurso renovable y que crece muy rápidamente, es una alternativa ecológica al acero, al aluminio y a la fibra de carbono como material para el chasis. Gracias a este material ecológico y de unas notables características técnicas, los participantes pueden lograr lo que antes resultaba imposible: construirse el chasis de una bicicleta en un fin de semana.

El Bamboo Bike Studio lleva a cabo talleres en los que el participante aprende a convertir la materia prima, el bambú, en una bicicleta. El sábado, con la ayuda de constructores de bicicletas, se aprende a seleccionar el bambú idóneo que combine las características de comodidad, robustez y velocidad y a escoger una geometría que se adapte al cuerpo y a la forma de montar en bicicleta de cada uno. Después, cada participante aprende a usar sus manos y las herramientas que le ayudarán a convertir siete trozos de bambú en el chasis de su bicicleta. El domingo se ensamblan todas las piezas (pedales, cadena, ruedas y manillares) con al chasis y, tras aprender un par de trucos de mantenimiento y llevar a cabo una revisión final, cada participante se va a su casa en su propia bicicleta.

El producto que se logra en estas fábricas mejorará el acceso al comercio, la educación, el agua y los alimentos, así como a los servicios sanitarios

El modelo de desarrollo de Bamboo Bike Studio pretende expandir la idea de que, con el soporte técnico adecuado, podemos autogestionar nuestra forma de transporte, no solamente en los EEUU, sino también en los países en vías de desarrollo, donde el desplazamiento en bicicleta es fundamental para cubrir las necesidades básicas y para poder llevar a cabo actividades sociales y económicas. Hoy en día, el tipo de bicicleta predominante en África, Asia y Latinoamérica es el Roadster, diseñado a principios del siglo XX en Gran Bretaña para el ciclismo de recreo, por lo que no se adapta a las cargas pesadas o a las malas carreteras de los países en vías de desarrollo. Además, la importación de estas bicicletas desde Asia prácticamente triplica su precio, lo que las convierte en inalcanzables para la mayor parte de las comunidades.

La baja calidad del acero que se utiliza para el chasis hace que este se doble y aguante mal las habituales cargas. Las fábricas de bicicletas de bambú pueden ser una solución de transporte de bajo coste, sostenible y fabricado de forma local. Otra de las ventajas de la creación de fábricas de bicicletas de bambú es la proliferación de negocios sostenibles y el desarrollo de una industria no contaminante. Muchos países en vías de desarrollo requieren la infraestructura necesaria para procesar materias primas y transformarlas en productos elaborados que puedan ponerse a la venta. El establecimiento de fábricas de bicicletas de bambú, de propiedad local y que emplee mano de obra local, propiciará un impulso al mercado de bicicletas, estimulando la autogestión de los negocios locales y esparciendo las semillas para el crecimiento de la industria no contaminante y la creación de empleo. Estas fábricas pueden suponer una aportación económica real y a largo plazo, mientras que crean un producto beneficioso para la sociedad y el medioambiente, accesible al ciudadano y cuyo beneficio redunda en sus propias comunidades.

Más información

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.