Aquí no se tira ni un pez

Aquí no se tira ni un pez

- in Noticias
1772
0

En enero de 2011, el famoso chef británico Hugh Fearnley-Whittingstall se embarcó en una aventura para averiguar qué es lo que realmente ocurre con la pesca industrializada. Lo que descubrió es algo bastante más grave de lo que podemos imaginar y que solamente puede catalogarse como una auténtica locura. “He viajado por todo el Reino Unido y he conocido a pescadores, conservacionistas del medio marino, políticos, gerentes de supermercados y, por supuesto, a consumidores de pescado”, afirma Hugh Fearnley-Whittingstall. En su viaje, Hugh aprendió que la mitad de los peces que se capturan en el Mar del Norte vuelven a ser arrojados por la borda, esta vez muertos, debido a las leyes de la UE. Fue entonces cuando nació la campaña “Fish Fight” (aquí no se tira ni un pez) cuyo objetivo es, con ayuda de diversas organizaciones no gubernamentales y la sociedad, provocar un cambio en las leyes que fomentan esta masacre. Como resultado de la campaña, el gobierno británico decidió subvencionar un estudio de seis meses de duración que investigaría qué ocurriría si se prohibieran los descartes (arrojar muertos al mar aquellos peces que no interesan para el comercio o que tienen establecidas unas cuotas máximas de pesca). Incluso el Príncipe Carlos prestó su apoyo a la campaña. En mayo de 2011 se debatía la moción en la Cámara de los Comunes del Reino Unido y era aprobada con éxito. En Julio de 2011, la Comisión Europea publicaba sus propuestas de reforma de la Política Pesquera Común, entre las que se incluía la prohibición del descarte. Estas reformas, sin embargo, aún deben debatirse durante todo este año en el Parlamento y el Consejo Europeos.

La mitad de los peces que se capturan en el Mar del Norte se devuelven muertos al mar.
La política pesquera común necesita una reforma urgente. Los barcos pesqueros están capturando peces a un ritmo superior al que estos pueden reproducirse, por lo que están agotando los recursos pesqueros y amenazando los ecosistemas marinos. Hoy en día, tres de cada cuatro recursos pesqueros (el 82% de los recursos mediterráneos y el 63% de los atlánticos el 82% de los recursos mediterráneos y el 63% de los atlánticos) sufren los efectos de la sobrepesca. La industria pesquera ya está conociendo los efectos de esta práctica insostenible, sus capturas son cada vez menores y se enfrenta a un futuro incierto. Ha llegado el momento de hacer de la pesca una actividad sostenible desde el punto de vista medioambiental, económico y social. Durante todo este año, el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo discutirán las reformas para la nueva Política Pesquera Europea, que entrará en vigor en 2013. Ver más sobre las reformas propuestas en la UE.

La campaña “Fish Fight”, que desde su nacimiento ha conseguido el apoyo de otros grandes chefs británicos, entre otros Jamie Oliver, Gordon Ramsay y Heston Blumenthal, continuará su expansión a toda Europa para intentar que la reforma que entrará en vigor en 2013 incluya una prohibición absoluta de los descartes y las capturas no deseadas en nuestros mares. La página web de apoyo a la campaña Fish Fight ofrece diversos recursos al consumidor interesado, tales como un listado de peces que no deberían consumirse porque su captura fomenta la práctica del descarte; un libro de recetas “sostenibles”; un listado de consejos para que el comprador pueda identificar las especies que menos dañinas resultarán en esta práctica… además de otras muchas informaciones importantes para que el consumidor pueda, por su parte, ayudar a acabar con estas salvajes prácticas que están devastando la vida en el mar.

Más información

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.