Alberta: la bituminosa locura del petróleo

Alberta: la bituminosa locura del petróleo

- in Noticias
1805
0

Keystone XL es el nombre de un conducto que transportará petróleo de las arenas bituminosas de Alberta (Canadá) a EEUU cruzando por los estados de Dakota del Norte, Dakota del Sur, Nebraska, Kansas y Oklahoma, hasta llegar a Texas. El proyecto, que cuenta con el beneplácito de la Junta Nacional de Energía de Canadá (NEB), pretende comenzarse a principios de 2012 y solamente requiere ahora la aprobación del gobierno de Obama. Ante la Casa Blanca, las protestas no se han hecho esperar. Las arenas bituminosas constituyen una de las reservas de petróleo más grandes del mundo. Esta fuente de energía se encuentra en el bosque boreal de Canadá, que ya ha sido parcialmente destruido para extraer el codiciado petróleo.

Ahora, las grandes compañías petroleras de la zona están buscando la aprobación de Washington para construir su denominado “Keystone XL”, un gigantesco conducto que llevará el petróleo de las arenas bituminosas de Alberta a través de EEUU, pasando por lugares de alto interés ecológico y económico, tales como el acuífero de Oglalla, hasta llegar a las refinerías de Texas. A pesar de que las empresas que quieren sacar adelante el proyecto afirman que cuentan con la tecnología necesaria para limitar el número de fugas (a una cada 7 años, según ellas), el conducto que precede a este que se quiere instalar y las consiguientes estaciones de bombeo han sufrido una docena de fugas tan sólo en el último año. Además, la construcción del conducto sería de por sí una catástrofe ecológica, ya que aumentaría de forma exponencial la demanda de este tipo de energía: los últimos cálculos estiman que las arenas bituminosas de Alberta contienen unas 200 partes por millón de carbono, constituyendo este sustrato uno de los almacenes de carbono más importantes del planeta. Como afirmaba Naomi Klein, autora de No Logo y La Doctrina del Shock, en su conferencia TED en diciembre de 2010, “el desastre del petróleo en el Golfo del México nos muestra una realidad: después de décadas de decirnos que podemos controlar a la naturaleza mediante la tecnología, nos hemos tenido que enfrentar a nuestra debilidad, a nuestra falta de control (…) Nuestra cultura se ha acostumbrado demasiado a jugársela con las fuerzas de la naturaleza, y lo estamos haciendo sin un plan de respaldo, sin una estrategia por si el proyecto fallara”. Este año está previsto que las arenas bituminosas se conviertan en la fuente número uno del abastecimiento energético en EEUU.

Las arenas bituminosas, por Naomi Klein en su conferencia TED en diciembre 2010: «Este es el hogar de las arenas bituminosas: el último bosque boreal. Pero este petróleo no es líquido, sino sólido, y está mezclado con la tierra. Así que, para extraerlo, en primer lugar tienes que eliminar los árboles; después, tienes que eliminar la parte superior de la tierra, para llegar a esas “arenas bituminosas”; el procedimiento requiere enormes cantidades de agua que, tras su uso, son bombeadas a unos gigantescos embalses tóxicos. Los nativos locales son quienes están sufriendo los daños de esta enorme contaminación del agua, y ya están advirtiendo de los altísimos índices de cáncer. Las actividades que se están llevando a cabo para extraer petróleo en Alberta ya son visibles desde el espacio, y se planea que el tamaño de la zona de operaciones alcance el de la superficie de Inglaterra.

Esta forma de despellejar la tierra deja muy atrás en términos de impacto medioambiental a las explotaciones petrolíferas o mineras tales como las conocíamos hasta ahora. (…) Ya de por sí esto es una aberración. Pero es que, además, la transformación de las arenas bituminosas en petróleo produce tres veces más contaminación por gases de efecto invernadero que la extracción convencional de petróleo. En una época en la que nos estamos dando cuenta de que tenemos que aprender a vivir en la superficie de la tierra, con ayuda de la energía del sol, del viento y del agua, nos ponemos a excavar para lograr la fuente de energía más contaminante y dañina que nos podamos imaginar. Si esto no es una locura, que me digan qué lo es.”

En EEUU, los manifestantes llevan ya semanas apostados a las puertas de la Casa Blanca, de donde la policía no ha dudado en desalojarlos, deteniendo entre otros muchos a Bill McKibben, fundador de la organización de protección del medioambiente 350.org.

Fuente (conferencia TED de Naomi Klein)

Contra el Keystone XL (Tar Sands Action)

Más información

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.