Alberta, en marcha contra las arenas bituminosas

Alberta, en marcha contra las arenas bituminosas

- in Ecoturismo
2257
0
La extracción de petróleo de las arenas bituminosas de Aöberta son uno de los mayores problemas medioambientales de la actualidad

La extracción de las arenas bituminosas en Alberta, Canadá, está escapándose de todo control, está destruyendo el medioambiente de todos los canadienses y está envenenando las aguas de todo el que vive corriente abajo. Estos días hemos visto cómo, a raíz de unas lluvias torrenciales, las infraestructuras de esta gigantesca industria derramaban enormes cantidades de petróleo y ponían en jaque a una zona bastante castigada por la actividad petrolera. Los días 5 y 6 de julio 2013 tendrá lugar un evento distinto en Alberta del Norte, en el corazón de la destrucción. La Cuarta Marcha Anual de Curación es una oportunidad para todo tipo de gente que quiera unirse a First Nations y Metis en un encuentro espiritual que se centrará en la sanación de la tierra y de la gente que está sufriendo la expansión de las arenas bituminosas.

2176_fort_mcmurrayLa tradición indígena afirma que es una responsabilidad del ser humano proteger la tierra, el aire y el agua para las generaciones que están por venir. Muchos otros canadienses están de acuerdo. Durante la pasada década, las comunidades de la Naciones Originarias, las comunidades no nativas, los científicos, políticos y demás grupos han reconocido que la expansión de la explotación de las arenas bituminosas está traicionando esta responsabilidad.

Nadie siente esta afirmación de forma tan profunda como las gentes que han habitado la región del Río Athabasca durante generaciones. Ellos han visto cómo se destruían sus tierras, se les ha obligado a respirar aire contaminado y en muchas comunidades ya no pueden beber el agua. La flora y la fauna de que han vivido de forma tradicional están escaseando, los peces que pescan tienen tumores y las plantas medicinales están desapareciendo al mismo tiempo que el paisaje cambia de forma permanente. El Jefe Allan Adam de Fort Chipewyan, uno de los pueblos indígenas o Naciones Originarias de Canadá, ha dirigido una solicitud formal al Ministro canadiense de Recursos Naturales, Joe Oliver, y a la Primer Ministro, Allison Redford, para que se unan a la cuarta Marcha Anual de Curación, un evento que tendrá lugar en Fort McMurray el 6 de julio de 2013. Se trata de una marcha de catorce kilómetros que se llevará a cabo durante todo un día, un encuentro espiritual que se centra en la curación del territorio de las naciones originarias, que está sufriendo el impacto de la expansión de la explotación de las arenas bituminosas.

El problema de las arenas bituminosas

Las arenas bituminosas están escapándose de todo control, destruyendo el clima para los canadienses y envenenando el agua de todo el que vive corriente abajo. Se trata de mucho más que el clima y el agua: la tierra, los animales y el aire también están sufriendo el impacto. Gigantescas minas a cielo abierto que destruyen la tierra. Las empresas petroleras talan los árboles, drenan el agua y excavan la tierra para acceder al petróleo de las arenas bituminosas. En algunos lugares el crudo se encuentra a demasiada profundidad para poder acceder a él mediante la excavación, por lo que las empresas petroleras inyectan vapor bajo la superficie para derretir el petróleo y después bombearlo a la superficie. Las petroleras utilizan tanta agua como una gran ciudad, contaminan el 95% de la misma y después la almacenan en unas balsas tóxicas que tienen unos 176 km2. Se estima que cada día se filtran unos 11 millones de litros de líquido tóxico en el Río Athabasca. El exceso de contaminación del aire contribuye a la lluvia ácida y emite importantes cantidades de metales pesados y otros contaminantes tóxicos que acaban en los lagos y en el río. La extracción de las arenas bituminosas emite de tres a cuatro veces más gases de efecto invernadero que la extracción convencional. Este es el motivo de que el petróleo de las arenas bituminosas se llame “petróleo sucio”. Si Canadá continúa con su plan de expansión de esta extracción nos encontraremos en la trayectoria que nos lleva a un aumento de 6 grados de la temperatura global.

“Creemos que los políticos no conocen la realidad y no saben lo que es vivir el día a día en un lugar intoxicado debido al desarrollo sin control de la explotación de las arenas bituminosas. Es importante que experimenten el lugar, que beban el agua, respiren el aire y escuchen los testimonios de la gente que está perdiendo la esperanza de un futuro en el que sus hijos y sus nietos puedan vivir”, afirma el Jefe Adam. “En nombre de nuestro pueblo y de todos los demás (en Canadá hay más de 500 Naciones Originarias), que se unirán a nosotros durante la marcha, invitamos al Ministro Oliver y a la Primer Ministro Redford a caminar con nosotros”.

La Nación ha lanzado una petición online que ya cuenta con unas 7.000 firmas para solicitar a los políticos que acudan a la cita, para la que ya se han registrado cientos de participantes de Canadá y EEUU. La comprometida periodista canadiense Naomi Klein también acudirá a la cita. “La dependencia del petróleo sucio de Canadá está enfermando a nuestro país de varias formas. No solamente se está envenenando la tierra y a la gente que vive en ella, sino que la fiebre de las arenas bituminosas está envenenando nuestra cultura política colectiva”, afirmaba la galardonada autora de La Doctrina del Shock. “Los derechos de las Naciones Originarias se están viendo atacados; se está desmantelando la protección medioambiental más básica y se está atacando a los científicos cuyas revelaciones resultan incómodas para continuar desarrollando la extracción. Esta marcha nos invita a todos a comenzar el proceso de curación (…)”

Fuente

Más sobre las arenas bituminosas

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.