Alargar la vida de las nucleares no reduce las facturas

Alargar la vida de las nucleares no reduce las facturas

- in Noticias
1181
0

Según un peritaje llevado a cabo por el Instituto alemán de Ecología Aplicada»Öko Institut»por encargo del Ministerio Federal del Medioambiente (BMU), alargar la vida de las centrales nucleares no tendría por qué repercutir en un descenso de la factura eléctrica.

El Ministro Federal alemán de Medioambiente, Sigmar Gabriel, respaldado por las conclusiones de este estudio, pretende contrarrestar uno de los principales argumentos que esgrime el sector nuclear del país germano para alargar la vida y el periodo de explotación de las centrales nucleares. El Instituto de Ecología Aplicada comparó los precios de la electricidad en los distintos estados europeos y llegó a la conclusión de que no existía una relación directa entre la cantidad de electricidad procedente de la energía nuclear en la red general de un país y el importe de la factura eléctrica.

Al contrario: ciertos países ofrecen precios de electricidad muy elevados tanto a la industria como a los particulares a pesar de que una gran parte de dicha electricidad proviene de la energía nuclear. El estudio hace especial referencia al caso francés: en Francia, la proporción de electricidad proveniente de la energía nuclear es aproximadamente un 80% mientras que en Alemania sólo alcanza un 30%. Sin embargo, según el estudio del Öko-Institut, los precios de la electricidad en Francia son más elevados que los de Alemania en numerosos segmentos del mercado. En este periodo preelectoral, la energía nuclear se encuentra en el centro del debate político alemán. En el año 2002 este país aprobó una ley que fijaba para 2021 la salida de la nuclear y el cierre de 17 centrales que a día de hoy aún siguen funcionando. De las dos tendencias políticas mayoritarias, una se conforma con aceptar esta ley, mientras que la otra pretende alargar el periodo de explotación de las centrales. El sector de la nuclear, por su parte, afirma que Alemania no puede prescindir de este tipo de energía. Sus argumentos son la ausencia de emisiones de CO2 en la generación de energía y la creciente dependencia de las energías fósiles.

El sector está dispuesto a contribuir económicamente para lograr una prolongación de los plazos de explotación de las centrales: dicha inversión se dedicaría a la financiación de medidas para el aumento de la eficiencia energética y el desarrollo de energías renovables. Estas empresas afirman que, además, una prolongación de la vida de las nucleares conllevaría un descenso de las tarifas eléctricas. Por su parte, el Instituto de Ecología Aplicada afirma que “semejante política no generaría un descenso de los precios”. La decisión de salir de la nuclear, tomada en 2002, aportará según el estudio “un plan de acción transparente que propiciará el aumento de la inversión para amortiguar, a medio o largo plazo, la subida de los precios de la electricidad. Por el contrario, la falta de seguridad relacionada con la prolongación del periodo de vida de las centrales nucleares conduciría probablemente a un proceso de modernización mitigado y más bien a un aumento de los precios”.

El debate está servido. Informe (alemán) Fuente

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.