Agricultura urbana en las alturas

Agricultura urbana en las alturas

- in Noticias
2474
2

En Montreal, donde las tierras de cultivo son escasas, Mohamed Hage y Kurt D. Lynn decidieron estudiar las cubiertas de los edificios comerciales con la idea de instalar en ellos sus huertos. Así nació la empresa “Lufa Farms”, dedicada a la creación de huertos ecológicos en las alturas.

Mohamed Hage y Kurt D. Lynn son dos emprendedores canadienses que quieren revolucionar la industria de los alimentos frescos en Montreal creando huertos en las cubiertas de los edificios de la capital canadiense en los que cultivarán verduras durante todo el año. Además de las evidentes ventajas que supone el cultivo de alimentos frescos sin pesticidas ni transgénicos en plena ciudad, gracias a estas innovadoras estructuras agrícolas los edificios quedan mejor aislados y evitan cualquier pérdida de calor. Los creadores de Lufa Farms utilizaron la herramienta Google Earth para localizar las cubiertas con mayor superficie de los edificios industriales de Montreal y llevar a cabo su idea de convertirlas en huertos ecológicos. Estos dos emprendedores desean de esta forma alimentarse y alimentar a los ciudadanos locales con sus propios cultivos, libres de pesticidas y de transgénicos. «Cuanto más se aleja la alimentación de su lugar de origen, más se pierde su sabor y su valor nutritivo y se genera una mayor contaminación debido al transporte«, comenta Kurt D. Lynn. La idea surgió después de numerosas discusiones acerca de la alimentación. Disponer de unos alimentos frescos, sanos, con sabor y locales, la problemática del transporte, los pesticidas, la alimentación ecológica y el acceso a alimentos de calidad, son algunos de los temas que preocupaban a ambos antes de decidirse a iniciar su proyecto.

Como ocurre en muchas ciudades de todo el mundo, el principal problema de Montreal es que la producción de alimentos de calidad tiene lugar muy lejos, por lo que es necesario recurrir al transporte para abastecerse. Además, los alimentos importados deben ser manipulados, envasados, refrigerados y transportados antes de llegar a los mercados de las ciudades, a donde llegan sin su frescor, sabor y propiedades.

El proyecto Lufa Farms y sus huertos en el centro de la ciudad pretenden solucionar este problema, proporcionando a los consumidores alimentos frescos en menos de 24 horas. Por el momento cuentan con un huerto que comenzará a dar sus frutos en la primavera de 2011. Se trata de un invernadero de aproximadamente 9.000 metros cuadrados situado en la cubierta de una nave industrial. Este huerto urbano producirá 25 variedades de verduras sin utilizar pesticidas ni herbicidas, está equipado con un sistema de riego por goteo y una variedad de técnicas hidropónicas que alimentarán a 2.000 personas durante todo el año.

Este tipo de técnicas consiguen un rendimiento equivalente a una explotación diez veces mayor. Además, el invernadero posee un sistema de recogida de agua de lluvia para su posterior utilización en los cultivos. La venta de sus productos, reunidos en cestas variadas, se realizará en puestos fijos, evitando el uso de camiones. Este huerto es sólo el principio, la pareja de emprendedores tiene pensado un proyecto cinco veces más grande en Montreal, así como otros en la provincia y en Ontario.

Una ciudad cubierta de huertos en sus tejados.

Steven Peck , fundador de la asociación canadiense “Green Roofs for Healthy Cities”, que reúne el sector de las cubiertas verdes de Amércia del Norte, estima que aproximadamente un 10% de las cubiertas de las ciudades canadienses pueden acoger un huerto de este tipo. “En Toronto, esta superficie equivale a unos 150.000 metros cuadrados, suficiente para hacerse una idea de las posibilidades con que cuenta la ciudad. Los invernaderos en las cubiertas de los edificios son una idea muy reciente que aportará grandes beneficios sociales y económicos”. «Algunos pensarán que nuestro invernadero es pequeño, pero hemos descubierto su enorme potencial», dice Peck. «Además de cultivar verduras, el huerto rescata la tierra abandonada por el desarrollo urbano y la convierte en útil para el cultivo. Su actividad agrícola durante todo el año ayuda a reducir el CO2 responsable del calentamiento de las ciudades. Estos huertos reducen la distancia, el tiempo y la manipulación de los alimentos antes de que lleguen al consumidor. Además, el consumidor entabla una relación con el producto local y con su economía. Imagina el potencial de una ciudad llena de invernaderos similares creciendo en los tejados de todos los edificios tanto administrativos como residenciales«. No todas las cubiertas de los efificios son válidas para instalar un huerto de este tipo.

Por ello, Lufa Farms colabora con un equipo de arquitectos y técnicos que, ante una nueva solicitud, evalúa las posibilidades del edificio en cuestión y asesora sobre las reformas necesarias para adaptar dicha cubierta a los requisitos de una explotación agrícola. En el caso de una nueva construcción, los arquitectos e ingenieros colaboradores pueden trabajar conjuntamente con el constructor para optimizar el espacio de la nueva cubierta y adaptarlo al uso agrícola.

Fuente

Lufa Farms

Green Roofs for Healthy Cities

About the author

2 Comments

  1. En nuestra organizacion tenemos compañeros/as interesados en el cultivo en la ciudad ,hay mucha tierra disponible y también muchas terrazas ,nos gustaría conectarnos con ustedes seria muy importante para nosotros vuestra experiencia .Un cordial saludo Zulma Perdomo

  2. Mil gracias por compartir estos datos yo trabajo con agricultura urbana y reconozco el esfuerzo y la importancia de su trabajo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.