Agricultores urbanos en EE UU

Agricultores urbanos en EE UU

- in Noticias
1556
0

Un huerto de siete u ocho metros cuadrados puede dar de comer a una familia de cuatro miembros. En la ciudad de San Luis, Misuri, existen gran cantidad de jardines en los que podrían cultivarse frutas y verduras pero que, debido a la falta de tiempo o de conocimientos de los propietarios, están desaprovechados.

La organización Backdoor Harvest (cosecha en el patio) es una organización de agricultores urbanos que ayuda a los propietarios de un huerto a mantenerlo, de forma que pueda alimentarse de productos ecológicos, frescos y cultivados por expertos que sacarán el mayor provecho a cada semilla. Backdoor Harvest cuenta con varios niveles de actuación, por lo que corresponde al propietario del terreno elegir si quiere que esta organización se encargue de todo el proceso de cultivo y recolección (con lo que solamente deberá encargarse de cocinar los productos cultivados en su propia huerta que la organización dejará ante su puerta), o si desea un servicio de asesoramiento mediante el que recibirá algunos consejos sobre el cultivo de su terreno.

Backdoor Harvest realiza además un intercambio de productos entre los propietarios interesados, de forma que sus clientes puedan disfrutar de gran variedad de frutas y verduras de temporada aunque cuenten con un terreno de cultivo limitado. Backdoor Harvest también se encarga de proveer frutas y verduras de los huertos locales a los interesados no propietarios de un terreno de cultivo. La organización aplica prácticas de cultivo ecológico, por lo que no utiliza productos químicos tóxicos en los jardines/huertos de que se encarga. El riego se realiza por goteo mediante el agua que recogen los aljibes. Es esta una forma de apoyar la economía local y de cultivar con el mínimo consumo de recursos naturales.

Más información

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.