Afganistán. Desarrollo sostenible y ecología contra el caos

Afganistán. Desarrollo sostenible y ecología contra el caos

- in Noticias
4910
0
Las interminables guerras dejaron Afganistán sumido en un caos difícil de combatir
Afganistán, arruinado por continuas guerras contra los Talibanes y bajo control internacional planifica la construcción de una ciudad nueva y ecológica de 3 millones de habitantes.

Se situará a 10 kilómetros al norte de Kabul, en una planicie de 400km2. Incluso le han puesto nombre: Deh Sabz (Ciudad Verde). Un equipo de japoneses está elaborando los planos técnicos. Pero los creadores de la ciudad son los franceses de la agencia “Arquitectura Studio”, autores de numerosos proyectos en China y en el Oriente Medio.

Kabul es una ciudad que se ha quedado pequeña para sus 4 millones de habitantes, de los que un 80% viven encajonados en casas de barro.

La idea de la nueva ciudad ecológica nació en 2004. Se trataba de enfrentarse al reto de aligerar la presión demográfica y crear puestos de trabajo, así, la creación de esta nueva ciudad respondía a ambos problemas al crear alojamiento y empleo. La inversión inicial por parte del gobierno será de 150 millones de dólares ( unos 112 millones de euros) para adaptar el terreno y crear infraestructuras. Una vez estos terrenos sean aptos para la construcción, serán vendidos a los promotores quienes se encargarán de financiar las operaciones de construcción y comercialización de los alojamientos. Según los responsables del proyecto, estos objetivos son fácilmente alcanzables debido a que en Afganistán hay mucho dinero en circulación.

El gobierno afgano exige que durante el proceso de habilitación como de construcción sean aplicados los principios del desarrollo sostenible. Los arquitectos optarán por la construcción de viviendas sostenibles pasivas, creando una ciudad que consuma poco y recicle mucho. La ciudad se abastecerá energéticamente mediante un cóctel de almacenamiento geotérmico y parques solares y eólicos. Al comienzo las energías renovables suministrarán el 40% del total necesario para alcanzar el 90 % al finalizar el proyecto.

En cuanto al agua y teniendo en cuenta la aridez del terreno, el plan de la ciudad integra las ramblas naturales por las que desciende el agua de lluvia de las montañas modificándolas para que retengan ese agua, la filtren,y la reciclen mediante fitorremediación. Se adecuarán las riberas con espacios verdes y huertos de cultivo. Además, Afganistán contará con ayuda internacional para construir un pantano en el valle del “Panshir” y tres grandes canales para alimentar la nueva ciudad y a su vez Kabul.

Los arquitectos, apoyados por expertos en la sociedad afgana, deben crear una ciudad habitable. El gobierno quiere evitar lo que ha ocurrido en Kabul, que no exista separación étnica entre las diferentes tribus de la nación.

Se buscará el mestizaje evitando que los barrios se clasifiquen en función de la riqueza de sus habitantes. Desarrollo sostenible, prosperidad económica y unidad nacional son objetivos que, en el actual contexto afgano, nos llevan a pensar que se trata todavía de ilusiones, pero como afirman los actuales responsables del país, no pueden hacer otra cosa más que tratar de construir esa ciudad. Al contrario, la inseguridad lo empeorará todo si lo único que se le ofrece a la juventud son los actuales barrios degradados. La ayuda humanitaria no es una solución. Según los responsables gubernamentales que gestionan este proyecto, lo que ellos quieren hacen en Kabul podría ser, en el futuro, el modelo económico que dé respuestas al caos. El comienzo de los trabajos se prevé para 2010.

Saber más

+

About the author

0 Comments

  1. muchisssimas graxias me ayudo mucho

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.