¿Adónde te diriges, Europa?

¿Adónde te diriges, Europa?

- in Noticias
1612
0

El Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza de la zona euro, también llamado Pacto Presupuestario, se someterá a la votación del Parlamento Europeo en el mes de octubre. Este pacto tiene como objetivo endurecer aún más si cabe las reglas que enmarcan los presupuestos públicos de los Estados miembros. Es pues un paso más en el camino de la austeridad emprendido por la Unión Europea. Vistos los resultados de los recortes presupuestarios que afectan directamente a los servicios sociales y las consecuencias negativas que se prevén en un futuro inmediato, este tratado supondrá un golpe de gracia para los más desfavorecidos, que se verán desamparados por unos servicios públicos que tanto costó implantar. Ante esta injusticia, el Movimiento Ecologista francés se unió y emitió un comunicado contra dicho pacto y contra las políticas que desea poner en marcha el Parlamento Europeo. El pasado 30 de septiembre tuvo lugar en París una gran manifestación contra la ratificación de dicho tratado.

Llamamiento conjunto del Movimiento Ecologista francés contra la ratificación del Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza (TSCG). Para nosotros, militantes ecologistas, la transición ecológica y social no puede, en ningún caso, pasar por la austeridad y la reducción de los logros sociales ni esperar un improbable y destructivo crecimiento del P.I.B para repartir la riqueza.

¿Cómo dirigir la transición ecológica y conseguir reducir las emisiones de gas de efecto invernadero un 60% en 2040 contentándose con una “regulación” del mercado europeo de cuotas de carbono, continuando con los grandes, inútiles e impuestos proyectos y dejando en manos de las multinacionales del “agronegocio”, del agua y de la energía las cuestiones de interés general? Una verdadera política de ecología social necesita una intervención pública determinada además de una fuerte inversión y unos servicios públicos de agua, de ferrocarriles y de energía reforzados. Estas propuestas serán imposibles de poner en marcha en el marco del TSCG ya que éste impone un límite al gasto público. Sin embargo, este gasto, en el momento en que se realiza en nombre del interés general, debería ser considerado como inversión: debido a que no tenemos un planeta de repuesto, la solidaridad con las generaciones futuras reside en realidad en las fuertes inversiones públicas al servicio de un giro hacia la ecología de la sociedad. La relocalización de la actividad, la reconversión industrial, la conservación de empleos y la creación de nuevos puestos de trabajo y unos mayores recursos de productivos, a día de hoy pasan por la transición energética y la revolución ecológica de nuestra sociedad. Esta imprescindible transición es incompatible con la austeridad que implica el TSCG. Por todas estas razones, nosotros, militantes ecologistas, hacemos un llamamiento a quienes comprenden la extrema urgencia de la transición ecológica y social y apelamos a los parlamentarios franceses a que voten en contra de la ratificación de dicho tratado.

Fuente Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.