Nuestras centinelas las Abejas en peligro

Nuestras centinelas las Abejas en peligro

- in Ecoturismo
1496
0

Desaparecen colonias enteras, las colmenas quedan diezmadas; la crisis de la apicultura y la polémica que la acompaña no dan tregua. ¿Cómo explicar esta hecatombe que azota tanto a las abejas europeas como a las americanas y a las chinas?

Se nos mueren las abejas

La 41ª edición del Congreso Internacional Apimondia tendrá lugar durante los próximos días 16 a 19 de septiembre en la ciudad francesa de Montpelier. El evento, de carácter científico, se enmarca en el contexto de una reflexión fundamental para el futuro de la biodiversidad del planeta y constituirá una oportunidad para sensibilizar a la sociedad sobre la causa de las abejas y el futuro del planeta. Son numerosos los apicultores que aportan su testimonio: apicultores ecológicos o convencionales, profesionales o aficionados, sedentarios o trashumantes, todos asisten impotentes desde hace una veintena de años a la ruina de sus colonias. Además de golpear a las abejas del mundo entero, este extraño fenómeno llega a afectar a la abeja salvaje de cultivo Apis mellifera (abeja doméstica), que también comienza a sufrir esta implacable devastación. Según comentaba la periodista Weronika Zarachowicz en un artículo para la revista online francesa Telérama,“se ha le han dado mil vueltas a los diversos escenarios del crimen.

Tan pronto desaparecen colonias enteras sin que se encuentre ni un solo cadáver, fenómeno inédito que los americanos bautizaron como “síndrome de hundimiento de las colonias”, como se debilita una colmena, con abejas cada vez menos productivas. O se encuentra un tapiz de obreras muertas delante de la colmena sin que se sepa la causa. Quince años después de las primeras alarmas, con multitud de informaciones acumuladas y un eco mediático excepcional, la desaparición de las abejas continúa siendo un fenómeno inexplicable.

Las pérdidas, que pueden llegar al 80% de la población de una colmena, varían de una región a otra.

La mayoría de los científicos no ha recogido más que un puñado de certezas, entre las cuales no se encuentra la verdadera causa. Todo parece indicar que las abejas mueren por causa de varios factores. No obstante, hay tres sospechosos principales que han sido bien acotados: los pesticidas, la degradación medioambiental (prácticas agrícolas, escasez de flores, cambio climático) y las enfermedades (virus y otros parásitos como el temible Varroa (ácaro que produce la enfermedad denominada “varroasis” o el “Vespa velutina”, un abejorro asiático desembarcado recientemente en Europa y que no cesa de cobrarse nuevas víctimas. Las ondas de alta frecuencia, que en su día estuvieron bajo sospecha, han quedado descartadas de momento”. El tema principal de esta edición de Apimondia será “La abeja, centinela del medioambiente” Apimondia reunirá a más de 200 científicos que presentarán el fruto de sus últimas investigaciones en los diferentes campos que determinan el desarrollo de la apicultura: la biología, patología, polinización, tecnología, economía, apiterapia y desarrollo rural.

Paralelamente se celebrará la exposición ApiExpo, en la que 200 expositores venidos del mundo entero presentarán sus materiales e innovaciones. Este año, la edición de Apimondia hará especial hincapié en la salvación de la abeja. Por este motivo, el congreso realiza un llamamiento a los ciudadanos para que firmen un tratado publicado por la UNAF (Unión Nacional de la Apicultura Francesa) en el marco de la campaña “La Abeja, centinela del medioambiente” cuyo objetivo es llamar la atención de la sociedad ante esta inquietante situación. Se puede colaborar aportando la firma aquí.

Fuente

UNAF

Más información

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.