Cuida tu salud: cuando la sal la pone la industria.

Cuida tu salud: cuando la sal la pone la industria.

- in Alimentacion, Salud
2890
0
En los países desarrollados se consume demasiada sal. Si la OMS aconseja no superar los 5 gramos diarios, en Europa la media por ciudadano oscila entre 8 y 11 gramos.

Este exceso en el consumo de sal conlleva un enorme y negativo impacto sobre la salud, especialmente en las enfermedades cardiovasculares (hipertensión arterial, accidente vascular cerebral y alteraciones de la función renal.

Según las recomendaciones de la OMS :

 

  • En el caso de personas adultas, el consumo de sal no debería exceder de 5 gramos por día, es decir, el equivalente a una cuchara de café.

 

  • Para los bebés de 0 a 9 años no se debe administrar sal en los alimentos.

 

  • Entre los 18 y los 3 años, la cantidad debe ser inferior a 2 gramos.

 

Como siempre, el veneno depende de la dosis. La sal es una sustancia indispensable para el organismo, el sodio juega un papel fundamental en la fisiología de las células y participa al equilibrio hídrico global que permite la formación de mensajes nerviosos en las neuronas. El líquido en el que se desarrollan nuestras células contiene un 95% de todo el sodio de nuestro organismo.

Sin embargo no es necesario consumir mucha sal, hitóricamente la alimentación humana no contenía sal añadida. Hace miles de años, cuando se comenzó a desarrollar la agricultura y la ganadería, también se comenzó a utilizar sal para conservar los alimentos.

 

Nuestro organismo no está habituado a fuertes dosis de sal.

 

Se estima que con 1,6 gramos de sodio (4 gramos de sal) por día basta para evitar cualquier carencia en un 97% de la población.

 

La industria, otra vez la industria

 

La sal es un precioso aliado de la industria agroalimentaria. Conocida como el principal potenciador del sabor, además de aportar sabor a platos insípidos, ayuda a conservar alimentos durante mucho tiempo. Pero lo que hace que sea muy atractiva para la industria es su poder de cambiar y hacer más apetecible la textura de ciertos alimentos permitiendo retener agua y, de forma indirecta, aumentar el peso de los productos.

Consumir mucha sal influye de forma directa sobre la presión arterial y se sabe que conlleva un estrechamiento de los vasos sanguíneos.

 

La sal, tan necesaria como peligrosa

De todas formas, aunque olvidemos el uso del salero a la hora de comer, este condimento, aunque muchas veces no se perciba, está presente en muchos alimentos cotidianos.

 

Los alimentos que contienen más sal son los siguientes :

 

  • Pan y cereales (las tostadas y bollos industriales que se consumen en los desayunos).

 

  • La carne y sus derivados, especialmente la charcutería.

 

  • Las sopas, salsas y demás condimientos industriales.

 

  • Las patatas fritas, los aperitivos y demás productos elaborados.

 

  • Los platos precocinados.

 

  • El queso.

 

Se estima que :

 

Entre un 75 y un 80% de la sal que consumimos proviene de los productos elaborados por la industria agroalimentaria.

 

Un 15% de la sal la consumimos directamente del salero.

 

Entre un 5 y un 10% se encuentra en los alimentos naturales.

 

Con estos datos es obvio que el consumo de sal no se reducirá si no colabora con ello la industria.

 

Nosotros aconsejamos utilizar sal baja en sodio, agua de mar y sal marina sin refinar. No usar sal refinada en ningún caso. Mejor siempre cocinar que consumir productos elaborados, tengamos en cuenta que la sal se utiliza por cuestiones de sabor y no por sus beneficios para la salud.

 

 

 

Saber más

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.