2×2, agricultura urbana y economía local

2×2, agricultura urbana y economía local

- in Noticias
1873
0

Michael Olson es un experto agricultor (ya cultivaba a la edad de ocho años), autor de diversos libros sobre la materia, asesor agrícola, periodista, locutor de radio… Con sede en California, este polifacético emprendedor está dedicado al fomento de la agricultura local e independiente y a la producción de alimentos en y alrededor de las ciudades en EEUU.

El polifacético emprendedor norteamericano Michael Olson es el creador del proyecto MetroFarm, una iniciativa que pretende promover la producción masiva de alimentos en las ciudades. Olson pretende, además, que estos cultivos supongan un beneficio económico para el agricultor urbano, de forma que sus productos puedan competir con los que ofrecen las grandes cadenas de producción industrial. Para conseguirlo, en su programa MetroFarm, Olson pone a disposición de los agricultores urbanos diversas herramientas, entre las que se incluyen charlas y talleres que ofrecen información práctica para emprendedores que quieren sobrevivir y prosperar en el mercado competitivo; una plataforma de formación online, en la que se desarrollan cursos a medida en función de las necesidades del agricultor; el libro MetroFarm, una guía de cultivo como negocio en y alrededor de la ciudad… Además, el proyecto cuenta con un programa de radio dedicado al fomento de la agricultura, manuales de cultivo y asistencia personalizada. Los agricultores urbanos conforman un colectivo muy diverso, que va desde los más humildes, que practican en pequeñas parcelas abandonadas una agricultura de subsistencia, hasta agricultores con grandes presupuestos, que utilizan sistemas de producción intensiva desde el punto de vista de inversión capital para producir alimentos con un elevado margen económico.

El agricultor urbano, debido a que la demanda en las ciudades es muy variada, cuenta con gran cantidad de oportunidades para la producción de alimentos. En general, los cultivos urbanos producen alimentos que cuentan con ventajas sobre sus competidores a gran escala, localizados en el campo, lo que incluye cultivos frescos, de frutas y hortalizas exóticas, y de gran calidad, como los ecológicos. Debido al elevado coste de los terrenos en las áreas urbanas, los agricultores deben optimizar el espacio, para lo que se necesita conocer técnicas específicas, algunas de las cuales tienen siglos de antigüedad (técnicas desarrolladas en Asia, donde medio acre alimenta hasta a 20 personas, las chinampas de México o las marais del siglo XIX en París, entre otras).

Tras haber producido y dirigido más de 700 programas de radio en directo, el locutor de Food Chain Radio, Michael Olson, afirma que existen tres “Leyes Fundamentales de la Cadena Alimentaria”: 1 – La agricultura, al proporcionarnos los alimentos necesarios para vivir, nos permite llevar a cabo otras actividades. Sin un adecuado y rápido abastecimiento de alimentos, perderíamos mucho tiempo en la búsqueda de los mismos. 2 – Cuanto más lejos se encuentra la producción de nuestros alimentos, menos control tenemos sobre ellos: si los alimentos han sido producidos cerca, sabremos lo que contienen. Si, por el contrario, se han producido muy lejos, tendremos que fiarnos del comerciante y creernos lo que nos dice acerca de los métodos que se utilizaron para su producción. Muchos de los alimentos que tomamos hoy en día provienen de miles de kilómetros de distancia, por lo que tenemos muy pocas posibilidades de saber lo que realmente contienen. 3 – Los alimentos baratos no existen: su precio se reduce disminuyendo su contenido nutritivo y subvencionando sus costes.

2×2

La fórmula 2×2 de Olson “Compra todos los días productos locales por valor de dos dólares y convence a dos personas para que hagan lo mismo. Así lograremos la seguridad alimentaria y la libertad personal” afirma. «Para lograr la seguridad alimentaria y la libertad personal no tenemos que invertir más dinero, ni depender de los políticos: solamente con que gastemos dos dólares al día (menos de lo que cuesta una bebida energética en cualquier comercio) en alimentos que encontremos en el mercado local lograremos estar más sanos y despiertos y, ya que tenemos que comprar alimentos de todas formas, no nos resultará más caro. En segundo lugar, tenemos que comprometernos a convencer a dos personas de que gasten dos dólares diarios en alimentos locales. El resultado de este compromiso se puede resumir en los siguientes datos:

Pongamos que nuestra comunidad tiene unos 500.000 habitantes, cada uno de los cuales se gasta dos dólares al día en alimentos locales: el resultado es un millón de dólares al día en circulación en el mercado local, 365 millones de dólares al año. Cuando el dinero circula en circuitos de proximidad su valor se multiplica: yo te compro algo a ti por un dólar y tú se lo compras a tu vecino, y de esta forma duplicamos el valor del dólar. Se dice que el dinero circula siete veces antes de desaparecer, por lo que los 365 millones de dólares están generando 2.500 millones de dólares en moneda local, suficiente para permitir que miles de agricultores locales continúen con su actividad. Por su parte, estos emplearán a varios miles de personas para producir los alimentos locales. Además, si los agricultores locales adquieren bienes y servicios de los habitantes de la comunidad, percibiremos el enorme impulso que la economía local adquieren mediante este sencillo sistema. Pongamos que la cifra diaria que consumimos en productos locales no es 2, sino 10 dólares. Entonces el valor que la cadena local de alimentos generaría en el comercio local sería de 12.700 millones de dólares anuales, más que suficiente para garantizar la seguridad económica de la comunidad de 500.000 habitantes. Esta es una libertad ganada por nosotros mismos que ningún gobierno puede quitarnos.

»

Metrofarm

About the author

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.