10/10/10, ponte a trabajar

10/10/10, ponte a trabajar

- in Ecoturismo
1716
0

350 es la cifra más importante del mundo. Es el límite de dióxido de carbono en la atmósfera que los científicos han establecido como “seguro”. Si la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera continúa siendo superior a 350, como ocurre en la actualidad, nadie sabe lo que puede ocurrir con nuestro planeta.

Hace dos años, los científicos descubrieron unos aterradores signos del cambio climático y decidieron alertar al mundo entero publicando unos estudios que demostraban que el planeta se enfrenta a una catástrofe para la naturaleza y el ser humano si la concentración de CO2 en la atmósfera continuaba por encima de las 350 partes por millón (ppm). Hoy en día, tanto la comunidad científica como el resto del mundo han asumido esta cifra como umbral de seguridad. Solamente los dirigentes políticos y los grandes contaminadores se empeñan en no ver la realidad: la concentración de CO2 en la atmósfera que se proponía en Copenhague y para la que no se logró ningún acuerdo era superior a 450 ppm. El movimiento 350, creado por Bill McKibben en 2009, es una plataforma que pretende movilizar a todo el planeta por una causa conjunta: convencer a los políticos del mundo entero de que deben tomar medidas que colaboren con la reducción de emisiones de CO2. Sólo así lograremos disminuir la concentración de CO2 en la atmósfera, hoy en día por encima de las 350 partes por millón que la comunidad científica ha establecido como límite seguro para evitar la catástrofe climática del planeta. El año pasado, en lo que fue descrito por la CNN como “el día de acción política más expandido en la historia de la Tierra”, 350.org logró activar 5.200 acciones en 181 países, lo que demostró que a los habitantes del planeta les importa el lugar donde viven. Vídeo sobre el evento 24 de octubre 2009.

Este año, con el lema “Ponte a trabajar” y en colaboración con la organización 10:10, 350.org ha señalado la fecha 10 de octubre de 2010 para llevar a cabo un movimiento mundial. El décimo día del décimo mes del décimo año del milenio será el escenario de lo que la organización denomina la Fiesta del Trabajo Global (Global Work Party), un día durante el que las comunidades de todos los rincones del globo instalarán paneles solares, aislarán sus hogares, levantarán molinos de viento, plantarán árboles, pintarán carriles de bicicletas, crearán huertos locales… “Vamos a asegurarnos de que el mundo es testigo del enorme esfuerzo que se va a llevar a cabo en este día”, afirma la organización, “y vamos a lanzarles un mensaje a los políticos: nosotros ya estamos trabajando. ¿Y vosotros?”. Todos y cada uno de los ciudadanos del planeta pueden registrarse e informar sobre la acción que están preparando, o bien solicitar información sobre otras acciones que puedan inspirarle, o recibir los datos de las actividades que se llevarán a cabo cerca de su localidad, para que pueda unirse a ellas. Porque sólo juntos podemos conseguirlo. Registrarse

Transcripción de la película Plan de Acción 2010, narrada por Bill McKibben Para nosotros, 2009 ha sido un año histórico. Cuando comenzó, 350 era una oscura cifra científica. Cuando terminó, este número había dado la vuelta al mundo. Trabajamos durante todo el año, en todos los rincones del planeta, con socios y aliados increíblemente dedicados y maravillosos. Fijamos el 24 de octubre como nuestro día de acción global. Aquel día, para nuestra sorpresa, contamos con 5.200 manifestaciones en 180 países. La CNN lo denominó “el día de acción política más expandido en la historia de la Tierra”. La revista Foreign Policy lo describió como “la acción global coordinada más grande de la historia”. Nosotros lo llamamos un día glorioso.

Al ver las fotografías provenientes del mundo entero, estábamos casi consternados por la enorme fe de las personas en su propia capacidad para proteger su futuro. Vimos a la gente reunida en las escaleras ante la Ópera de Sídney, ante el Fuerte Rojo de Delhi, en Ground Zero, en Copenhague. Los vimos en las orillas del Mar Muerto, en Oriente Medio, en las calles de Addis Abeba, en Buyumbura, en Ciudad de México, en todas partes. Esta enorme afluencia nos demostró dos cosas: la primera, que la gente era totalmente capaz de trabajar con datos científicos. De hecho, la ciencia les facilitaba la tarea de decirles a los políticos lo que tenían que hacer. Lo segundo, igual de importante, es que la vieja idea de que la protección del medioambiente es una causa para blancos ricos está desfasada. Estas manifestaciones, encuentros, marchas, eran de gente pobre, negra, marrón, asiáticos, gente joven… sencillamente porque la mayoría de la población humana se encuentra en alguna de esas categorías. La movilización del 24 de octubre nos llevó directamente a Copenhague, donde, de nuevo, nos encontramos con una escena inolvidable. Las enormes demostraciones, nuestra bienvenida al presidente Nasheed de las Maldivas, la coordinación de los movimientos con que colaboramos a lo largo de todo el planeta, el repique de la Gran Campana de la Catedral de Copenhague, que tocó 350 veces y que tuvo su eco en el mundo entero durante toda la tarde. Pero también nos demostró los límites de lo que hemos logrado durante este año 2009. Es importante destacar que logramos que 117 países firmaran por la consecución del objetivo de 350 ppm. Lamentablemente, no eran los 117 adecuados: eran los pobres y vulnerables. Los países ricos y poderosos aún no estaban preparados para asumir lo que la ciencia exige de ellos. Por eso tenemos que seguir trabajando.

Desde comienzos de 2010, hemos estado recibiendo noticias de la gente a lo ancho y largo de todo el planeta. Les hemos pedido opinión a nuestros aliados, que nos han hecho sugerencias a través de miles de emails. Nosotros los hemos recopilado todos para crear un plan para 2010, un plan que se reafirma en la idea de que ha llegado el momento de ponerse manos a la obra. Sabemos que va a ser una maratón, que tardaremos más de un siglo en devolver al planeta a su estado de 350 partes por millón. Pero también sabemos que ha llegado el momento de empezar, de hacer un sprint de salida que nos sitúe en la dirección adecuada, de detener la marea de carbono hacia la atmósfera, antes de que se escape completamente de nuestro control. He aquí lo que vamos a hacer este año. Marca el 10 de octubre en tu calendario. El día 10/10/10 estaremos trabajando con nuestros aliados de 10:10 para celebrar la fiesta Global Work Party. En todos los rincones del planeta, la gente colocará paneles solares, aislará sus casas, creará huertos de alimentos locales, y hará todo lo que hay que hacer para detener el cambio climático. No somos tan ilusos de creer que, a pesar de que serán miles de acciones en el mundo entero, estas van a ser suficientes para modificar las emisiones de carbono a la atmósfera. Lo que queremos destacar es lo siguiente: “Nosotros nos estamos poniendo manos a la obra y queremos que nuestros líderes políticos lo hagan también”.

Esta es la plataforma ideal para decir “si nosotros podemos cubrir los tejados de nuestra escuela con paneles solares, vosotros, senadores, tenéis que hacer vuestro trabajo: crear el marco legislativo adecuado, aprobar las leyes que hagan posible que cada escuela de este país y del mundo entero pueda obtener su energía del sol”. Los ciudadanos del mundo entero nos están recordando que no importa lo vulnerable y pequeño que sea un país, que su voz tiene que ser escuchada en los más grandes y poderosos. Otra de las cosas que vamos a hacer este año es lo que hemos denominado la “Great Power Race”. Empezaremos en las universidades en EEUU, en China y en la India, en forma de competición amistosa para ver quién puede producir los proyectos más innovadores que lleven a su campus y a su país a la sostenibilidad de carbono. Va a ser emocionante, y vamos aprovechar las voces que se empiezan a oír sobre la competición por la supremacía en el mundo entre EEUU y China. Nosotros queremos que esa competición sea amistosa, constructiva y no destructiva.

También vamos a trabajar en Washington con aliados de las comunidades de protección del medioambiente, en especial con las organizaciones regionales de todo EEUU para introducir la idea de Cap and Dividend en la política general del país. En los países “básicos”, que van a ser la clave para solucionar este problema, contamos con buenas organizaciones y vamos a colaborar con campañas nacionales para lograr leyes reales. Una de las piezas clave para lograrlo serán los campus de formación en el mundo entero, algo en lo que somos realmente buenos. Ya los pusimos en marcha en África, en Asia Central, en el Caribe y en el Sureste Asiático el año pasado, con un resultado de las mejores organizaciones del mundo entero. Fue muy divertido, trabajamos principalmente con gente joven y el esfuerzo resaltó las enormes posibilidades con que contamos, una línea en la que vamos a seguir trabajando. Todo este año vamos a seguir trabajando para que la cifra 350 siga siendo la más importante del mundo. Vamos a seguir trayéndola al centro del debate, para que nadie se equivoque y piense que los cambios que necesitamos son pequeños, marginales. Para que sepan que esta es la causa de nuestra vida, la batalla de nuestra vida, la batalla del siglo que tiene que comenzar en el año 2010.

Más información (en español)

Sobre 10:10

About the author

0 Comments

  1. Acabo de apuntarme el otro día…Me encanta la idea de «WORK»! y 350.org lo tiene muy organizado…dan toda las herramientas para que sea fácil organizar un grupo de trabajo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.