Water makes Money, devolver el agua al ámbito público

Water makes Money, devolver el agua al ámbito público

- in Ecoturismo
1779
0
El agua no puede ser tratada como un producto especulativo

 “Water makes money” (El agua como negocio) es una película que  trata de aclarar el asunto de la gestión privada del agua, el elemento esencial de la vida.

Como ocurre casi siempre, nos damos cuenta del valor de algo cuando lo perdemos, en este caso, se trata del agua, un recurso natural que puede cambiar de “manos” y pasar a ser objeto mercantil.

El ser humano está constituido en un 70% de agua. Debe ingerir el líquido elemento constantemente para evitar la muerte en tres días. Por ello el agua es un alimento indispensable y siempre ha sido un bien público, gestionado públicamente. Hasta hoy el aprovisionamiento de agua en el mundo entero sigue siendo en un 80% público. El agua potable y el saneamiento siempre han sido un monopolio local.

La privatización de agua es un proceso que tenemos que detener

En ningún lugar del mundo circulan aguas diferentes por los mismos conductos, propiedad de unos suministradores que compiten en el mercado. Convertir el agua en una mercancía es impensable. Si se privatiza este servicio vital, se reemplaza el monopolio local por el privado.

Es lo que está ocurriendo actualmente en buena parte del mundo en nombre de la competencia y del mercado cuando multinacionales del agua como Veolia y Suez llaman a la puerta de comunidades pobres. Dichas multinacionales francesas están presentes al menos en 69 países en los cinco continentes y son líderes de la gestión privada del agua de forma incontestable.

En Alemania, una de ellas consiguió mediante participaciones en los servicios de agua de más de 450 comunidades el primer puesto entre los suministradores de agua potable y tratamiento de aguas residuales. Cada día anuncian nuevas conquistas, prometen eficacia, ventajas fiscales y desarrollo sostenible.

En Francia, sin embargo, el ciudadano comienza a desconfiar de su política. Precisamente en un buen número de pueblos donde Veolia y Suez suministran el agua, 8 de cada diez ciudadanos quieren desprenderse de su gestión ya que consideran que prestan un servicio excesivamente caro y un agua de mala calidad, añadiendo a ello la falta de transparencia a la hora de facturar.

En París y su área metropolitana se han decidido a tomar el control del agua. A finales de este año, ambas multinacionales deben hacer las maletas, la gestión del agua volverá a ser pública.

Una película ciudadana.

La Película “Water Makes Money” busca informar sobre la evolución actual del sector. Quiere mostrar la lección que han aprendido París y otros lugares de Francia después de haber “sufrido” el dominio de las dos multinacionales, y cómo consiguieron retomar el control del vital líquido para gestionarlo de forma más sostenible.

La película la completan otros ejemplos europeos y americanos y de esta forma, se convertirá en un ejemplo didáctico para el mundo entero. La película tratará de animar a los ciudadanos para que exijan que este elemento esencial para la vida siga en manos públicas mostrándoles que es posible conseguirlo. La financiación del proyecto correrá a cargo de los ciudadanos, de aquellos que quieran que la película se proyecte y ayude a muchos a comprender mejor el delicado asunto de la privatización y la conversión del agua en pura y simple mercancía.

Los directores de “Water makes Money” ya realizaron otro documental sobre el ferrocarril alemán (“Bahn unterm Hammer”,“el Tren a subasta”), que demostró de qué forma un proyecto de este tipo resulta clarificador y capaz de movilizar al ciudadano.

Por ello se pide ayuda con el fin de que “Water makes money” vea la luz. El presupuesto mínimo para que la película se pueda realizar es de 90.000 euros. Si la suma recaudada los supera, se podrá exhibir en salas de otros países aparte de Francia y Alemania.

Últimas novedades a 11 de enero de 2001.

Una de las multinacionales, cuyas prácticas denuncia el documental, presentó el 22 de dicembre pasado una denuncia contra el realizador del documental al “sentirse difamado en ciertas escénas de la película“. El documental ha sido proyectado 200 veces en salas de cine alternativo y el 22 de marzo será emitido por el canal de TV francoalemán ARTE.


Water makes Money

0 Comments

  1. 90 mil euros es una barbaridad. Han hecho una precuela de 40 minuntos del Señor de los Anillos por solo 5 mil dolares

  2. El afán de Veolia y Suez para controlar el agua es el mismo que el de Monsanto para controlar la alimentación. Las necesidades básicas de la gente tienen que quedarse en manos públicas.

  3. Totalmente de acuerdo Alexandra. Lo que ocurre es que la gente cada vez es más difícil de movilizar, pero estos asuntos son muy graves.

  4. El asunto es mucho más serio de lo que quizás mucho creen.

  5. Ya se ha conseguido, la película se estrenará a últimos de este més en Europa. Es una buena ocasión para informarse sobre un asunto que cobra cada dia mayor importancia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El diseño contemporáneo con la tradición oral

Los refrigeradores son, hoy en día, el lugar más utilizado para conservar frescos nuestros alimentos. Sin embargo, el hecho de que este electrodoméstico esté funcionando las veinticuatro horas del día hace de él un medio poco ecológico y nos obliga a preguntarnos cómo se hacía antiguamente para mantener los alimentos en buen estado y si no existe una forma de recuperar esas tradiciones para, si no librarnos completamente de él, al menos sí minimizar la utilización del refrigerador. La diseñadora coreana Jihyun Ryou, en su proyecto "Save Food from the Fridge", se dedicó a recabar información sobre las formas tradicionales de conservar los alimentos. Esta información, transmitida por lo general mediante la tradición oral y recogida por Jihyun Ryou de la gente mayor, los agricultores y cualquiera que estuviera interesado en la materia, ha sido trasladada por ella al plano del diseño contemporáneo mediante una serie de baldas que no solamente son hermosos motivos decorativos, sino que mantienen los alimentos frescos sin utilizar energía.