Un supermercado anti despilfarro marca la tendencia en Dinamarca

Un supermercado anti despilfarro marca la tendencia en Dinamarca

- in Alimentacion, Curiosidades
1144
0
Supermercado danés anti despilfarro de alimentos

La produccción de alimentos necesita energía y recursos naturales. La cadena alimentaria,  sin embargo,  tiene muchas lagunas y grietas y una lacra, el despilfarro, que propicia la pérdida de enormes cantidades de alimentos que no llegan nunca a los hogares.

Sólo en Europa casi 88 toneladas de alimentos son pasto de los vertederos cada año. Un despilfarro insostenible e injusto que fomenta el hambre y la precariedad en el mundo entero.

El impacto medioambiental de estos alimentos desperdiciados es enorme ya que toda la energía y los recursos naturales utilizados lo son en vano.

El despilfarro de alimentos es una lacra que fomenta el hambre

Cada ciudadano europeo desecha o despilfarra 173 kilogramos de alimentos cada año.

El hambre y la inseguridad alimentaria crecen mientras muchos fondos de inversión utilizan los alimentos básicos para especular, es decir, se especula con sus precios para generar beneficios económicos sin importar el impacto que en las personas, generan este tipo de negocios.

El hambre se convierte así en un sencillo negocio que resulta infalible.

Wefood, para acabar con el desperdicio en la alimentación en Dinamarca.

Weefood es una cadena de supermercados creados por la ONG DanChurchAid, dedicada a luchar contra el hambre y la inseguridad alimentaria.

La primera tienda se abrió en Copenhague en 2016 y conoció un rápido y enorme éxito. Weefood vende alimentos más baratos que en otros supermercados, entre un 30% y un 50% , esto es debido a que estéticamente no son aptos para el comercio y algunos de ellos están caducados o a punto de estarlo.

Estos productos, en perfectas para ser consumidos, se recuperan entre los desechos de los supermercados clásicos. El trabajo lo llevan a cabo voluntarios, gente solidaria que trabaja para el bien común.

Muchos supermercados vierten en vertederos los producos que no venden

Los beneficios que genera el supermercado Weefood se destinan íntegramente a la propia ONG, que espera lograr que al menos 700.000 toneladas de alimentos se recuperen en toda Dinamarca reduciendo así el despilfarro alimentario.

La ONG tambien reúne fondos para ayudar a combatir el hambre en países como Etiopia y Bangladesh.

Dinamarca ha logrado reducir un 25% los desechos alimentarios en 5 años, en parte gracias a iniciativas como la de Weefood.

Otros países como Francia, obligan por ley a los supermercados a que ofrezcan los productos que no se venden a precios más bajos.

Si decimos con razón que la energía más limpia es aquella que no se consume, podríamos decir que los alimentos más sostenibles son los que acaban calmando el hambre de las personas y no alimentando vertederos.

Más información

Weefood

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El diseño contemporáneo con la tradición oral

Los refrigeradores son, hoy en día, el lugar más utilizado para conservar frescos nuestros alimentos. Sin embargo, el hecho de que este electrodoméstico esté funcionando las veinticuatro horas del día hace de él un medio poco ecológico y nos obliga a preguntarnos cómo se hacía antiguamente para mantener los alimentos en buen estado y si no existe una forma de recuperar esas tradiciones para, si no librarnos completamente de él, al menos sí minimizar la utilización del refrigerador. La diseñadora coreana Jihyun Ryou, en su proyecto "Save Food from the Fridge", se dedicó a recabar información sobre las formas tradicionales de conservar los alimentos. Esta información, transmitida por lo general mediante la tradición oral y recogida por Jihyun Ryou de la gente mayor, los agricultores y cualquiera que estuviera interesado en la materia, ha sido trasladada por ella al plano del diseño contemporáneo mediante una serie de baldas que no solamente son hermosos motivos decorativos, sino que mantienen los alimentos frescos sin utilizar energía.