Un año sin aceite de palma

Un año sin aceite de palma

- in Noticias
3107
3
La deforestación es uno de los mayores problemas que causa la extracción de aceite de palma
El 3 de julio de 2011, el estudiante francés Adrien Gontier decidió modificar su forma de vida para no consumir ningún tipo de producto que contuviera aceite de palma durante todo un año. Para lograrlo, en su menú no podrían aparecer ni platos precocinados ni alimentos congelados, ni patés para untar ni productos de bollería industrial de ningún tipo.

 

La producción de aceite de palma supone un grave atentado y una verdadera calamidad para el medio ambiente y es responsable de la creciente deforestación que padecen Indonesia y Malasia. Después de haber conseguido los propósitos que deseaba, Adrien hace balance de su experiencia. El aceite de palma se encuentra en numerosos artículos de consumo cotidiano y librarse de él es un asunto que requiere una enorme atención cuando se llevan a cabo las compras.

Esta grasa, utilizada básicamente debido a su bajo coste, aparece en la composición de muchos tipos de alimentos, desde bebidas hasta leche para bebés o bollería industrial. Pero el aceite de palma también se utiliza para fabricar cosméticos y productos del hogar.

De esta forma, para evitar su consumo se requiere una especial atención cuando se compran champús, cremas de afeitar, gel de ducha y desodorantes. Además, el consumidor concienciado debe tener presente que los fabricantes no mencionan el aceite de palma en sus etiquetas, sino que lo enmascaran con seudónimos tales como “grasa o aceite vegetal”. El aceite de palma también se encuentra en aditivos alimentarios como el E304, el E305 y el E471, así como en varios agentes activos.

El estudiante francés Adrien Gontier siempre trató de alimentarse a base de una dieta sana y, por lo tanto, cuando decidió llevar a cabo su experimento y eliminar el aceite de palma de su alimentación, no se encontró con demasiadas dificultades: descubrió que cocinando en casa alimentos frescos y sencillos, en su mayoría de origen local y ecológico, resulta más fácil evitar el maldito aceite.
Sin embargo, Adrien pronto descubrió que no todos los alimentos ecológicos están libres de aceite de palma: muchos productos elaborados lo contienen y, aunque en sus etiquetas lo catalogan como “proveniente de cultivo sostenible”, las investigaciones de diversas ONGs han demostrado que suele tratarse de una práctica fraudulenta. La certificación del aceite de palma “sostenible” ha sido pues tachada de poco creíble o engañosa.
Los criterios para certificar como sostenible al aceite de palma en muchas plantaciones son muy poco rigurosos y, según denuncia la organización ecologista Amigos de la Tierra, muchas empresas esconden sus prácticas tras las denominadas “plantaciones pantalla” para continuar esquilmando la selva sin reparos.
Así pues, para lograr su objetivo, Adrien tuvo que elaborar una lista de productos que contienen aceite de palma mediante informaciones recabadas de la industria y mediante investigaciones propias. El sector que más problemas le causó fue el de la cosmética y los productos de limpieza del hogar. “Todos los productos que se venden en los supermercados contienen aceite de palma”, afirma Adrien. “Tuve que encontrar cremas de manteca de karité, afeitarme con una maquinilla eléctrica y usar siempre jabón natural a base de aceite de oliva y levadura, tanto en casa como en sitios públicos. Para la limpieza del hogar recurrí al bicarbonato, al vinagre y a los aceites esenciales». Para complicar aún más las cosas, durante la última etapa de la experiencia Arien descubrió que la gasolina de su automóvil también contenía aceite de palma.

El aceite de palma supone el 1% de todos los agrocombustibles que se utilizan en la composición del gasoil (el porcentaje de agrocombustibles en la gasolina debe ser de un 10% según normativas de la UE). Es decir, 50 litros de gasoil contienen dos cucharadas soperas de aceite de palma. Esta cantidad, que a simple vista parece insignificante, deja de serlo si se tiene en cuenta la enorme cantidad de vehículos que circulan por las carreteras de la Unión Europea. Además, Arien supo por sus investigaciones que estos datos corresponden a Francia, ya que en otros países la mezcla contiene un mayor porcentaje de aceite de palma: en Italia, por ejemplo, cada vez que se llena un depósito se incluye en él un litro de aceite de palma.

En total, uno de los cinco millones de toneladas de palma que se importan cada año a la UE se destina a los mal llamados “biocombustibles”. “Desde que hice este descubrimiento, siempre traté de desplazarme o en bicicleta o en transporte público, aunque algunas veces me encontré con muchas dificultades.”, reconoce el estudiante francés, quien resume así su experiencia: “Al fin y al cabo, vivir sin consumir aceite de palma es posible siempre y cuando se limite el consumo de productos industriales y se lean atentamente las etiquetas de los productos. Ahora puedo decir que aprendí a hacerlo y por ello voy a seguir con esta práctica siempre que pueda ya que, por ejemplo, en casa de amigos o en restaurantes es prácticamente imposible”.

Adrien ya piensa en su siguiente reto: vivir un año sin consumir soja, cuyo cultivo acentúa la deforestación amazónica; sin teléfono móvil, como forma de denuncia contra la extracción de minerales utilizando mano de obra infantil en África; y sin residuos, tratando de generar sólo un kilo de basura al año, frente a la media francesa de 350 kilos anuales.

Fuente

 

About the author

3 Comments

  1. FELICITO TU TRABAJO… LA CULTURA AMBIENTAL ES MUY DIFICIL REQUIERE DE UN TRABAJO DE CADA INDIVIDUO…RESPONSABLE CON MI CONSUMO RESPONSABLE CON MIS RESIDUOS… GRACIAS POR TU EJEMPLO…

  2. Llevo 1 semana sin consumir aceite de palma y se hace realmente difícil. Sería interesante que entre todos hiciésemos una lista de productos libres de aceite de palma.

  3. Pingback: La buena alimentación: ¿Vivir sin aceite de PALMA es posible?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El diseño contemporáneo con la tradición oral

Los refrigeradores son, hoy en día, el lugar más utilizado para conservar frescos nuestros alimentos. Sin embargo, el hecho de que este electrodoméstico esté funcionando las veinticuatro horas del día hace de él un medio poco ecológico y nos obliga a preguntarnos cómo se hacía antiguamente para mantener los alimentos en buen estado y si no existe una forma de recuperar esas tradiciones para, si no librarnos completamente de él, al menos sí minimizar la utilización del refrigerador. La diseñadora coreana Jihyun Ryou, en su proyecto "Save Food from the Fridge", se dedicó a recabar información sobre las formas tradicionales de conservar los alimentos. Esta información, transmitida por lo general mediante la tradición oral y recogida por Jihyun Ryou de la gente mayor, los agricultores y cualquiera que estuviera interesado en la materia, ha sido trasladada por ella al plano del diseño contemporáneo mediante una serie de baldas que no solamente son hermosos motivos decorativos, sino que mantienen los alimentos frescos sin utilizar energía.