Los refrescos y el sedentarismo, una lacra para la salud

Los refrescos y el sedentarismo, una lacra para la salud

- in Alimentacion
948
0
Los referscos son una lacra para la salud pública

El consumo habitual de refrescos carbónicos azucarados son un verdadero problema para la salud en todo el mundo.

El consumo habitual de bebidas refrescantes azucaradas incrementa el riesgo de padecer dos tipos de diabetes, la tipo II y la diabetes Lada. Esta es al conclusión a la que llegaron científicos suecos en un reciente estudio.

La diabetes tipo 2 directamente relacionada con el consumo de refrescos

 

Este tipo de bebidas, cargadas de azúcares y multitud de aditivos, aumentan la sensibilidad a la insulina y el metabolismo de la glucosa.

Basta consumir dos de estos refrescos al día para incrementar el riesgo de padecer una enfermedad que aumenta sus registros como nunca antes.

 

Ls científicos suecos se sorprendieron al descubrir que el hábito a este tipo de bebidas también aumenta la probabilidad de padecer diabetes autoinmune.

Los refrescos azucarados ayuda a desarrollar enfermedades

 

Se estima que 1 de cada once personas en todo el mundo padece diabetes.

El reciente estudio sueco muestra que un consumo de más de 200 mililitros (una lata o botella pequeña), duplica la probabilidad de sufrir diabetes tipo II. Un hábito más profuso de al menos cinco refrescos al día, aumentaría 10 veces la probabilidad de desarrollar esta enfermedad.

La diabetes tipo II, que afecta sólo en el Reino Unido a más de 3 millones de personas y que altera la respuesta del organismo a la insulina, está relacionada con un cierto estilo de vida y con la obesidad.

 

Saber más

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El diseño contemporáneo con la tradición oral

Los refrigeradores son, hoy en día, el lugar más utilizado para conservar frescos nuestros alimentos. Sin embargo, el hecho de que este electrodoméstico esté funcionando las veinticuatro horas del día hace de él un medio poco ecológico y nos obliga a preguntarnos cómo se hacía antiguamente para mantener los alimentos en buen estado y si no existe una forma de recuperar esas tradiciones para, si no librarnos completamente de él, al menos sí minimizar la utilización del refrigerador. La diseñadora coreana Jihyun Ryou, en su proyecto "Save Food from the Fridge", se dedicó a recabar información sobre las formas tradicionales de conservar los alimentos. Esta información, transmitida por lo general mediante la tradición oral y recogida por Jihyun Ryou de la gente mayor, los agricultores y cualquiera que estuviera interesado en la materia, ha sido trasladada por ella al plano del diseño contemporáneo mediante una serie de baldas que no solamente son hermosos motivos decorativos, sino que mantienen los alimentos frescos sin utilizar energía.