Los efectos indeseables de la carne roja

Los efectos indeseables de la carne roja

- in Alimentacion
871
0
Consumir carne roja habitualmente es nocivo para la salud

Si todos reducimos el consumo de carne conseguiremos reducir también el impacto de nuestra alimentación sobre el medio ambiente además de ganar salud.

La carne, en especial la roja, es bien conocida por sus efectos nocivos para la salud. Su consumo habitual puede causar serios problemas intestinales.

Según un estudio llevado a cabo en la Universidad de Boston en Estados Unidos, el consumo excesivo de carne roja puede causar una inflamación del intestino conocida como diverticulitis.

Las inflamaciones intestinales aparecen al comer carne en exceso

La flora intestinal se deteriora.

Según los expertos, comer carne roja no transformada de forma habitual puede perturbar la flora intestinal y generar una zona inflamada. La divertuculitis puede dar paso a una peritonitis, una inflamación más grave que requiere hospitalización.

La diverticulitis es responsable de 210.000 ingresos hospitalarios anuales en Estados Unidos.

El estudio, realizado desde 1985 hasta 2012, se basó en un seguimiento médico de 46.000 hombres, a quienes se les realizó un análisis de los hábitos alimentarios.

En 26 años, 764 participantes desarrollaron diverticulitis.

Analizando a un 20% de los que consumían más carne roja con otro 20% de los que la consumían menos, se constató que las personas que la habían consumido en mayor cantidad y más asiduamente tenían un 58% más de posibilidades de padecer verticulitis.

Un reciente experiencia clínica entre población de Gran Bretaña desveló que el riesgo de paceder diverticulitis era un 31% menor entre vegetarianos o veganos comparado con consumidores de carne.

Fuente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El diseño contemporáneo con la tradición oral

Los refrigeradores son, hoy en día, el lugar más utilizado para conservar frescos nuestros alimentos. Sin embargo, el hecho de que este electrodoméstico esté funcionando las veinticuatro horas del día hace de él un medio poco ecológico y nos obliga a preguntarnos cómo se hacía antiguamente para mantener los alimentos en buen estado y si no existe una forma de recuperar esas tradiciones para, si no librarnos completamente de él, al menos sí minimizar la utilización del refrigerador. La diseñadora coreana Jihyun Ryou, en su proyecto "Save Food from the Fridge", se dedicó a recabar información sobre las formas tradicionales de conservar los alimentos. Esta información, transmitida por lo general mediante la tradición oral y recogida por Jihyun Ryou de la gente mayor, los agricultores y cualquiera que estuviera interesado en la materia, ha sido trasladada por ella al plano del diseño contemporáneo mediante una serie de baldas que no solamente son hermosos motivos decorativos, sino que mantienen los alimentos frescos sin utilizar energía.