FFF por la sostenibilidad en el textil

FFF por la sostenibilidad en el textil

- in Permacultura
1008
0

A principios de 2010, un grupo de amigos, entre los que se encuentra la diseñadora Sybilla, creaba la Fundación Fabrics For Freedom para promover los textiles naturales, su producción ecológica y la confección proveniente de proyectos que ayuden al desarrollo social, agrícola y artesano. Desde entonces, la fundación FFF lleva a cabo proyectos cuyos objetivos son incitar a los ciudadanos a consumir de forma responsable, promover las fibras textiles naturales y la confección proveniente de proyectos sociales. La Fundación Fabrics For Freedom (FFF) nació a finales de 2010 cuando la diseñadora Sybilla y la ONG Voces para la Conciencia y el Desarrollo aunaron sus fuerzas para realizar un proyecto conjunto que sensibilizara a los consumidores sobre la importancia de tomar decisiones responsables a la hora de elegir los productos que adquieren.

Todo comenzó cuando la activista Vandana Shiva se puso en contacto con el grupo de amigos con la intención de comercializar la producción de algodón ecológico de su país. La región Vidarbha, en el centro de la India, está viendo cómo los agricultores, endeudados a causa de los elevados precios que deben pagar por los fertilizantes y pesticidas necesarios para cultivar el algodón transgénico de sus campos, se suicidan y dejan a familias enteras a la deriva económica y social. Vandana Shiva, que lleva años luchando por los derechos de los agricultores e informando sobre los gravísimos problemas medioambientales y económicos de su país, había logrado convencer a un grupo de agricultores de la región de Vidarbha para que se pasaran al cultivo de algodón ecológico, evitando la adquisición de semillas transgénicas y el uso de fertilizantes y pesticidas para el cultivo. Así nació el proyecto EstaBolsaTieneTela, cuyas bolsas de algodón ecológico se manufacturan siguiendo los criterios ecológicos y de comercio justo en la fundación Assisi Garments, en el sur de la India, donde trabajan mujeres en riesgo de exclusión social.
Hoy en día, la fundación tiene acuerdos con distintas marcas para comercializar EstaBolsaTieneTela, entre los que se encuentran Vips, Camper, Esbaluar, Voces, Sybilla, Jocomomola, HUB… FFF ya ha vendido más de 80.000 unidades en ocho países durante un año, logrando dar salida a todo el algodón.

FFF trabaja apoyando proyectos de cooperación que ayuden a pequeños productores y agricultores. Su objetivo es que llegue el día en que toda la ropa que llevemos tenga una bonita historia detrás. Actualmente está colaborando con proyectos como Hope Paper, que fabrica libretas y agendas con papel reciclado en un proyecto de inserción laboral para personas con discapacidad; la cerámica Israelí de Ady Shapira, que forma parte de un proyecto de trabajo sostenible y respetuoso con las tradiciones artesanas de su país; o las velas de cera de abeja de artesanos mallorquines como Jaume Martorell, un apicultor que dedica el sobrante de cera a realizar velas completamente naturales con un característico olor a miel. Además, FFF está colaborando en otros proyectos como los Còdols de Barcelona, cuencos de olivo de Mallorca realizados a partir de los materiales resultantes de la poda del olivo, o mantas de babyalpaca y alfombras de lana ecológica de oveja merino de Argentina y Perú, entre otros. En la actualidad, FFF está trabajando para sacar adelante un nuevo reto: lograr mejorar el diseño de la bolsa y de todos sus nuevos productos de forma que puedan compostarse una vez haya finalizado su ciclo de vida. Ahora, para ayudar a dar salida a los productos de sus proyectos, FFF ha llegado a un acuerdo de distribución con la firma Hoss Intropia.

Más información

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.