El factor exponencial de la crisis

El factor exponencial de la crisis

- in Permacultura
1052
0
La crisis supone un problema y una oportunidad para cambiar

Chris Martenson es un antiguo ejecutivo estadounidense que, al darse cuenta de los problemas que acechan al ser humano (la crisis económica, el “peak oil”, el desastre medioambiental…) decidió abandonar una forma de vida basada en la acumulación de bienes materiales y empezar a cultivar y conservar sus propios alimentos.

Su formación como científico y su obsesión por la autosuficiencia le han llevado en estos últimos años a analizar las necesidades básicas del ser humano (energía, alimentación, seguridad…) y a desarrollar fórmulas que le ayuden a cubrir estas necesidades o a desembarazarse de ellas.

Mediante su curso “Crash Course”, Chris Martenson muestra sus resultados a quienes estén interesados en lograr una vida más autosuficiente. Chris Martenson está convencido de que los próximos veinte años van a suponer un enorme cambio en nuestras vidas y quiere compartir sus aprendizajes y experiencias con todo el mundo para provocar un cambio de mentalidad que nos ayude a construir un futuro mejor.

Solamente con que los humanos entendiéramos el significado real de lo que es el crecimiento exponencial en el que se basa nuestro sistema económico (mantener un pequeño porcentaje de crecimiento durante un espacio de tiempo determinado) nos daríamos cuenta de que nos estamos enfrentando a una realidad muy distinta de la conocida hasta ahora, en la que las cosas no ocurren de forma lineal, sino exponencial.

Él ha pasado años reuniendo la información que ahora ofrece de forma condensada e inteligible en su famoso curso “Crash Course”. En primer lugar, Chris Martenson desea hacer entender que la economía, la energía y el medioambiente (las tres Es, como él las denomina por sus siglas en inglés) están estrechamente relacionadas, por lo que sus problemas no pueden ser resueltos de forma aislada.

El problema es que los líderes políticos, los economistas, los banqueros, se concentran exclusivamente en la primera E, en la economía, convencidos de que todos los demás problemas se resolverán por sí solos. Sin embargo, la segunda E, la energía, está tan vinculada a la primera que es imposible que las consideremos por separado: la curva de crecimiento de la extracción de petróleo, al igual que la de la población humana de La Tierra, está basada en el crecimiento exponencial.

El petróleo constituye el 95% de todo lo que necesitamos para transportar algo dese A hasta B. Sin él, casi todo lo que hasta ahora es una realidad en nuestra vida «just in time» se convierte en algo imposible. Y todos sabemos que las reservas de petróleo tienen un límite físico que ya estamos alcanzando. Con respecto al medioambiente, también nuestros recursos están sufriendo el límite del crecimiento exponencial al que les hemos sometido: las reservas pesqueras, los bosques, el consumo de agua, la extinción de las especies y también los metales. Para todos ellos ya se ha alcanzado el cénit.

Debido a que la extracción de cualquier recurso no renovable requiere una inversión exponencial en energía, podemos afirmar que nos encontramos en un verdadero callejón sin salida.

Teniendo en cuenta este importante dato, Chris Martenson se pregunta por qué los gobiernos no están hablando del enorme reto al que nos enfrentamos, y está decidido a hacer todo lo que esté en su mano para que nosotros, los ciudadanos, seamos conscientes antes de que sea demasiado tarde.

Según aclaraba Chris Martenson en una reciente conferencia sobre metales preciosos que tuvo lugar en Madrid, estamos viviendo una época de retos sin precedentes y nos va a ser absolutamente imposible volver a lo que llamamos “normalidad”. Por eso, cuanto antes entendamos en qué consiste el problema, antes empezaremos a dedicarnos a buscar las soluciones.

Él mismo pasó de tener una carrera de prestigio y de llevar una vida de alto nivel, a gestionar sus propias inversiones, vender su mansión y alquilar una pequeña casa en la que generar su propia energía y cultivar sus propios alimentos. Su aventura, según él, le ha llevado a comprender que la verdadera riqueza no se encuentra en los bienes que se poseen, sino en la profundidad de las relaciones en la comunidad.

Su libro puede adquirirse en español gracias a una traducción llevada a cabo de forma voluntaria, pero Chris Martenson también ha colgado la versión española en su página web para que quienes estén interesados en el proyecto puedan acceder a él de forma gratuita.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.