El automóvil particular mucho más caro que el transporte público

El automóvil particular mucho más caro que el transporte público

- in Permacultura
1190
0
El uso del transporte público es algo bueno para el planeta

La publicidad de la industria del automóvil suele mostrarnos el lado más atractivo de la conducción e intenta seducirnos mediante unas increíbles facilidades de pago y unos precios finales que pueden parecernos hasta baratos.

Sin embargo, si tenemos en cuenta la totalidad de los gastos derivados de la adquisición, uso y mantenimiento de un automóvil (seguros, permisos de circulación, precio ascendente de los combustibles, gastos de aparcamiento, etc.) llegaremos a la conclusión de que comprar un automóvil es un mal negocio.

El transporte público es mucho mejor para el medioambiente que el automóvil particular

 

En Francia, la GIE Objetivo Transportes Públicos ha realizado una comparativa entre los costes derivados de la utilización de un automóvil particular y los del uso del transporte público. Los resultados, aunque no son sorprendentes, resultan esclarecedores: en algunos casos, el coche puede resultar hasta 20 veces más caro que el transporte público.

El GIE Objetivo Transportes Públicos es un organismo francés creado en el año 2005 por un grupo de responsables del transporte público con el objetivo de fomentar una movilidad más sostenible y un mayor uso del transporte público entre la población.

En una reciente campaña, el GIE lanzaba un mensaje que, en esta ocasión, no pretendía llamar la atención sobre las emisiones de CO2 y la contaminación, sino que realizaba una comparación de los costes derivados del uso del transporte público y del automóvil particular. Según el estudio realizado por el GIE Objetivo Transportes Públicos, “los transportes públicos pueden ser hasta 20 veces más económicos que el automóvil particular”.

Hay que acabar con el uso del automóvil para todo

Apoyándose en datos proporcionados por el club francés del automóvil, este grupo de responsables del transporte público llegó a la conclusión de que un conductor que en 2010 condujera un Clio III gastó 5.744 euros para recorrer un total de 9.076 kilómetros.
Este conductor pagó el kilómetro a 0,63 euros. Estos gastos se detallan del siguiente modo: Precio del vehículo en 2010: 2.677 euros (cantidad equivalente al pago anual menos la valoración del coche viejo entregado) para un préstamo a cuatro años. Gastos financieros del préstamo: 330 euros Seguro: 584 euros Combustible: 709 euros Mantenimiento: 715 euros Garaje: 548 euros Peajes: 181 euros TOTAL: 5.744 euros.
Durante el mismo periodo, un ciudadano que utilizara la oferta de transporte público habría conseguido un importante ahorro. Para llevar a cabo el cálculo del precio del autobús, metro y tranvía, el GIE se apoyó en el informe publicado por el GART (Grupo de Autoridades Responsables de los Transportes). La referencia fue el precio medio del abono mensual: 288,34 euros.
El balance se inclina rápidamente a favor de los transportes públicos cuyo coste medio es 20 veces menor que el del automóvil particular.

Si bien este estudio no habla de los aspectos contaminantes, el ahorro en emisiones que se consigue utilizando el transporte público es enorme. Un automóvil emite una media de 300 gramos de CO2 por kilómetro, mientras que el autobús sólo emite 70 gramos, el metro 23 y el tranvía 17.

A pesar de estos datos tan favorables a los transportes públicos tanto en lo referente a la economía como al cuidado del medioambiente y por consiguiente la salud pública, aún queda un mucho para convencer a los ciudadanos de los beneficios de usar el transporte público. En Francia, en una reciente encuesta, el 75% de los encuestados declaró conocer que, en el ámbito urbano, el automóvil resulta bastante más caro que el transporte publico. Sin embargo, un 41% aseguró que nunca hacía uso de este tipo de transporte.

El mismo estudio concluye que el factor que determina este porcentaje minoritario de usuarios del transporte público se debe, más que al precio, a la puntualidad, frecuencia e información a los usuarios.

Fuente

Objectif Transport Public

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El diseño contemporáneo con la tradición oral

Los refrigeradores son, hoy en día, el lugar más utilizado para conservar frescos nuestros alimentos. Sin embargo, el hecho de que este electrodoméstico esté funcionando las veinticuatro horas del día hace de él un medio poco ecológico y nos obliga a preguntarnos cómo se hacía antiguamente para mantener los alimentos en buen estado y si no existe una forma de recuperar esas tradiciones para, si no librarnos completamente de él, al menos sí minimizar la utilización del refrigerador. La diseñadora coreana Jihyun Ryou, en su proyecto "Save Food from the Fridge", se dedicó a recabar información sobre las formas tradicionales de conservar los alimentos. Esta información, transmitida por lo general mediante la tradición oral y recogida por Jihyun Ryou de la gente mayor, los agricultores y cualquiera que estuviera interesado en la materia, ha sido trasladada por ella al plano del diseño contemporáneo mediante una serie de baldas que no solamente son hermosos motivos decorativos, sino que mantienen los alimentos frescos sin utilizar energía.