Cómo debes defenderte de la cosmética tóxica

Cómo debes defenderte de la cosmética tóxica

- in Salud
886
0
La cosmética es un sector altamente tóxico

Si hay un sector de la industria química cuyo éxito es indiscutible es el de la cosmética. Los cosméticos son compuestos químicos cuyos efectos pasan desapercibidos para la mayoría, sin embargo, su toxicidad puede provocar daños de diversa índole en el organismo.

En la mayoría de productos de cosmética se usan sales de aluminio, perturbadores endocrinos y otras sustancias tóxicas que representan una verdadera amenaza para la salud.

Lo primero que hay que hacer para defenderse de la cosmética dañina es leer bien la etiqueta del producto y verificar que no contenga sustancias peligrosas. Existen guías que informan sobre productos que contienen dichas sustancias.

Cuidado con los productos cosméticos y sus ingredientes

Es importante evitar esas cremas resistentes al agua ya que este tipo de productos contienen sustancias que perduran más tiempo sobre la piel. También sería bueno evitar los desodorantes anti transpiración, ya que su contenido en sal de aluminio, sustancia sospechosa de provocar cáncer de mama, los convierte en peligrosos.

También es importante no dejarse llevar por un exceso de confianza cuando se lee “sin parabenos” o “hipoalérgico”. Se trata de puro mercantilismo y una forma de atraer al consumidor preocupado pero no lo suficiente para informarse del contenido real del producto.

De hecho, estos productos esconden la presencia de otros ingredientes poco recomendables como la Metilisotiazolinona (MIT), conservante con propiedades biocidas y responsable de alérgias e irritaciones cutáneas tales como el eccema de contacto.

La etiqueta es información válida para desechar un producto

La mejor solución es desechar cualquier producto industrial y pasarse a lo orgánico siempre que sea posible. También comienzan a nacer empresas artesanas que producen cosmética natural sin aditivos químicos dañinos. Ambas opciones son las más indicadas para quienes usan productos cosméticos de forma habitual.

Dentro de la cosmética orgánica o ecológica, es importante advertir el porcentaje de sustancias vegetales ecológicas que contiene el producto,  ya que muchas veces resulta tan solo algo simbólico y, una vez más, un simple gancho comercial.

También existe la posibilidad de fabricarse uno mismo sus propios cosméticos utilizando aceites esenciales y otros productos naturales. Para un efecto prácticamente idéntico, fabricarse uno mismo sus productos significa un importante ahorro económico.

De forma general se trata de utilizar el mínimo posible de productos cosméticos, especialmente las mujeres embarazadas y no dejarse llevar por publicidad engañosa que promete maravillas naturales cuando en realidad es otra química igualmente peligrosa.

 

Guía para comprar sin tóxicos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El diseño contemporáneo con la tradición oral

Los refrigeradores son, hoy en día, el lugar más utilizado para conservar frescos nuestros alimentos. Sin embargo, el hecho de que este electrodoméstico esté funcionando las veinticuatro horas del día hace de él un medio poco ecológico y nos obliga a preguntarnos cómo se hacía antiguamente para mantener los alimentos en buen estado y si no existe una forma de recuperar esas tradiciones para, si no librarnos completamente de él, al menos sí minimizar la utilización del refrigerador. La diseñadora coreana Jihyun Ryou, en su proyecto "Save Food from the Fridge", se dedicó a recabar información sobre las formas tradicionales de conservar los alimentos. Esta información, transmitida por lo general mediante la tradición oral y recogida por Jihyun Ryou de la gente mayor, los agricultores y cualquiera que estuviera interesado en la materia, ha sido trasladada por ella al plano del diseño contemporáneo mediante una serie de baldas que no solamente son hermosos motivos decorativos, sino que mantienen los alimentos frescos sin utilizar energía.