Brachoua, cómo la permacultura saca a un pueblo marroquí de la miseria

Brachoua, cómo la permacultura saca a un pueblo marroquí de la miseria

- in Permacultura
3843
0
La permacultura salvó al pueblo

Apenas podían cubrir sus necesidades alimenticias hace tres años, hoy en día, gracias a la práctica de la Permacultura y a un proyecto de jardines comestibles y ecológicos Brachoua, pueblo a 50 kilómetros de Rabat, es autosuficiente.

El proyecto se inspira en la iniciativa inglesa, el Increíble Comestible, movimiento solidario creado en 2009 en el pueblo inglés de Todmorden.

El proyecto llevado a cabo en Brachoua consiste en cultivar frutas y verduras en todo lugar propicio, respetar la tierra y compartir la cosecha. Además, animados por los diseñadores, la mujer ha ido cobrando relevancia y acude a todas las reuniones de igual a igual con el hombre. 

Apoyados por la asociación de agricultores ecológicos Ibn al-Baytar, subvencionada a su vez por organismos internacionales, los habitantes de Brachoua han diseñado un proyecto de permacultura que privilegia el cultivo de especies autóctonas adaptadas al medio.

Un pueblo agonizante salvado por la ecología

El pueblo alberga actualmente a 60 familias y desde el inicio del proyecto de permacultura cuenta con 30 huertos comunitarios.

Estudiando los conocimientos de agricultura que tenía la población y aprendiendo de su experiencia, los diseñadores del proyecto animaron a los habitantes del pueblo a cultivar huertos ecológicos sin utilizar ningún tipo de pesticidas, respetando la tierra y sus ciclos naturales.

Se comenzó a cultivar con compost a base de residuos orgánicos y a prestar mayor atención a la tierra.

El proyecto agrícola  común, ha contribuido a fortalecer la cohesión social del pueblo. De forma que familias que no se hablaban han reanudado sus relaciones gracias a los productos que se intercambian.

Hoy el pueblo se autoabastece de alimentos y vende los excedentes.

El turismo combinado con la agricultura

Jardines comestibles y turismo solidario.

Además del proyecto de huertos comunitarios, se creó otro de turismo solidario.

El entorno posee una belleza natural incontestable, después de unas horas de senderismo se llega a Brachoua, donde el turista puede saborear productos autóctonos preparados en común por las mujeres del pueblo.

Fuente

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.