Saber alimentarse: Lo que no se dice de la leche de vaca

Saber alimentarse: Lo que no se dice de la leche de vaca

- in Alimentacion
2130
0
El consumo de leche está bien visto gracias a los grupos de presión del sector

Muchas personas sufren problemas digestivos sin ser conscientes de ello. Se arrastran molestias como si se tratara de algo normal, que le ocurre a todo el mundo.

Hemos desarrollado un sentimiento de cariño hacia la idea de que la leche es una bebida saludable y natural incluso para los adultos.

La leche de vaca es para el ternero no para el ser humano

 

Quienes sufren molestias típicas de un consumo cotidiano de leche, están recibiendo una alerta por parte de su orgamismo, este aviso en muchas ocasiones se ignora, pero estamos suministrando un combustible al organismo que éste rechaza. No en todas las personas, pero la leche de vaca es responsable de multitud de problemas de salud.

Los grupos de presión de la industria láctea llevan muchos años haciendo un trabajo muy efectivo y sus productos son vistos como naturales, sanos, saludables. Pero numerosos estudios y análisis han desvelado la cara oculta de un producto no tan inocuo ni saludable.

La leche de vaca contiene sustancias tóxicas para el organismo que pueden provocar diversas alteraciones del sistema digestivo generando molestias que no son normales. La leche de vaca es muy rica en proteínas y hormonas y está específicamente dotada para alimentar a un ternero que llegará a pesar 250 kilogramos.

Es difícil encontrar críticas a los productos lácteos en cualquier medio, sin embargo, existen numerosos estudios científicos que demuestran que la leche de vaca contiene sustancias tóxicas para las personas:

  • La insulina bovina que contiene la leche puede provocar diabetes tipo 1 en organismos genéticamente propensos.
  • La hormona del crecimiento de la leche (IGF-1) puede estimular el crecimiento de células dañinas.
  • Los estrógenos de la leche se relacionan con descenso del índice de testosterona en los hombres y con la edometriosis en las mujeres.
  • La albumina de suero bovino se relaciona con la poliartritis reumatoide
  • La xantrina oxidasa puede dañar las arterias.
  • Las casomorfinas están relacionadas con asma, alérgias, ansiedad y depresión.
  • Los ftalatos y el bisfenol A se relacionan con sobrepeso, infertilidad, endometriosis y graves alteraciones hormonales.

Se suele relacionar de lácteos con el aporte en calcio, pero este mineral tan necesario se puede conseguir de otras fuentes mucho más recomendables. En países donde el consumo de leche es mínimo se registran muchas menos fracturas óseas. Según un reciente estudio la leche, al contrario que suele afirmarse y difundirse, no protege a los más ancianos de las fracturas.

Motivos para dejar de tomar leche de vaca.

Si pasados los tres primeros años un bebé ya no necesita alimentarse de leche materna, ¿cómo va a necesitar tomarla de un animal?

Al cumplir los tres años, los bebés dejan de producir lactasa, una enzima que permite digerir la lactosa, el azúcar de la leche. La lactasa ayudaba a descomponer la lactosa en glucosa y galactosa, azúcares fácilmente digeribles. Por ello pasada esa edad se debería evitar su consumo.

Parece ser que sólo las poblaciones del norte de Europa segregan lactosa durante toda su vida, de ahí que sufran mucho menos los efectos indeseables del consumo de lácteos.

El consumo de lácteos daña el planeta

No sólo un problema de salud.

Pero el consumo de lácteos también tiene otros asuntos que hay que conocer relacionados con la calidad de vida de los animales, a quienes cada día se le exige que den más de 10 veces la leche que sería necesaria para amamantar a su cría y múltiples problemas ambientales.

Las granjas lecheras dañan el medio ambiente y son insostenibles porque:

  • Contaminan y contribuyen al cambio climático.
  • Usan enormes cantidades de agua.
  • Abuso de antibióticos.
  • Deforestación debida al cultivo de granos exclusivamente para alimentar el ganado.

 

Las leches vegetales ecológicas, que uno puede hacer en su casa si dispone de los ecodomésticos necesarios, aportan más y mejor calcio que la leche de vaca, sin agregar otras sustancias tóxicas. Una alimentación en la que tanto frutas como verduras y legumbres sin química no falten nunca es suficiente para el buen funcionamiento del organismo.

 

Saber más

Y más

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like

El menú tóxico del día, Europa descuida sus alimentos

Es sencillo. Basta con procurarse las ofertas de cualquier supermercado. Organizar un menú de tres platos no resulta nada caro. La comida está barata. ¿Condición imprescindible? No mirar ni su procedencia ni su composición. Ya tenemos un menú completo, a buen precio y tóxico.